Ir al contenido principal

Lo que vale la pena (si hay algo de pena en ello)

Cuando me desvío y me encuentro leyendo filosofía, periodismo o literatura, comparándome con cualquier tipo de autor, parece que nada de lo que hago tiene sentido porque nunca de los nuncas seré ellos. El estilo con el que arman oraciones, el análisis, la obsesión, el público, el alcance, el objetivo y todo aquello que los sostiene por debajo para que hagan lo que hacen, nada de eso es mío.

Solía pensar, para darme ánimos, que Kant, nunca se dijo "Seré Kant" y se esforzó en ser el filósofo capaz de escribir una obra por años siguiendo un plan cuidadosamente trazado. Kant simplemente fue él y su esfuerzo estuvo justamente en ser él. Que haya resultado en lo que resultó, que lo veamos ahora a la distancia y nos asombremos de él, no corresponde al proyecto de Immanuel como "Kant". A lo más uno tiene el proyecto de seguir un llamado que bien puede mantenerse o verse sometido a tempestades capaces de desviarle a uno de uno mismo.

El imaginarse a uno mismo sobre un pilar puede ser un motivo al inicio que eventualmente se torna en la más pesada de las cargas. No toda visión de uno mismo tiene el carácter de profética y al hacerse de una para sí mismo puede resultar en grillete más que en impulso. Porque, me parece, uno no es una visión, uno es y la motivación viene de ser eso que en sí mismo y por sí mismo quiere ser.

Cuando me reencuentro y escucho música, la música me muestra lo que quiero ser. No, no quiero ser ni la música en sí, ni el músico, ni el intérprete ni nada en concreto. Lo que quiero ser es eso que siento cuando escucho la música. Quiero ser lo que siento. Quiero que ese querer se manifieste, brote y sea la luz que me inspire a seguir permitiendo que sea ese brotar.

Cuando en este estado de reencuentro pienso en la claridad mental de Kant, en la insistencia de Heidegger, en la abismosidad de Kierkegaard, en los mundos de Tolstói, en la humildad de Benedetti, en la dimensionalidad de Murakami… pienso justamente en lo que siento. Cuando me desvío sólo veo nombres inalcanzables puestos ante mí para demostrarme lo que nunca seré.

Cuando me animo a escribir, por un momento me dejo ser en el reencuentro y en cada línea me dejo para luego volver y encontrarme como ese sentir que quiere ser. Que sea de todo esto, no sé. Pero si te alcanza habrá valido la pena.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…