Ir al contenido principal

La tarea más difícil

Estás ahí, en tu vida, haciendo lo que comúnmente haces y por un momento, que a veces parece eterno, te preguntas qué sentido tiene todo esto.

Miras a tu alrededor y en realidad no encuentras nada distinto de ayer. El sol está ahí como siempre y así de eternos se te figuran el televisor y la silla que ocupas cuando comes; así de eternas se te antojan tus costumbres al igual que tus preocupaciones. Te detienes o algo te detiene —porque bien podrías ignorar lo que te pasa y seguir con el día así como hiciste ayer—. Podrías tomar uno de tus muchos pendientes y dedicarte a él pero no encuentras motivación alguna para moverte porque ¿qué sentido tiene todo esto?

Te sacrificas, te entretienes, haces como que sabes a dónde vas o qué quieres. Te esfuerzas y también holgazaneas y en ningún caso parece que lo haces con alguna suficiencia que te deje alguna sensación de saciedad, al contrario, te cansas de ello. Te esfuerzas. ¿Para qué? Igual terminarás muriendo. La tarea más difícil está frente a ti: ¿cómo vivir la vida para que te signifique realmente algo? ¿Cómo es una vida que vale la pena ser vivida?

Cuánto habrás de ocuparte para luego entregarte al ocio sin culpa. Cuánto habrás de estar en el ocio para entregarte a la labor deseoso. Cuánto habrás de cuidar tu salud para que te de vida y no te la quite. Cuánto habrás de privarte para obtener y cuánto puedes obtener sin privarte. ¿Sabes cuánto?

Y encima de tus cavilaciones personales te las tendrás que ver con el predicamento de hacerte un lugar en este mundo y proteger tu espacio y a ti mismo. Encima de tus angustias personales está la cotidianidad a la que te arrojan tus circunstancias como el país en el que vives, tu género, tu estado de salud, tu estatus social y económico. Demasiadas variables. Y todo esto ¿para qué? ¿Por que la lucha de la vida? ¿Qué la justifica?

¿Es suficiente una sonrisa? ¿Un abrazo? ¿Reconocimiento? ¿Un mes de vida en el banco o quizá un año? ¿Qué necesitas poseer para que valga la pena todo esto?


P.D. Me he encontrado esta cita días mas tarde que me permite extender este cuestionar:
La falta de salidas obedece más bien al hecho de que, en el camino que el mismo [el hombre] traza, siempre es repelido hacia atrás y por atascarse en dicho camino, se enreda en lo ya trazado, delineando en este enredo el círculo de su mundo y enmarañándose en la apariencia, de tal manera que se excluye del ser. (Martin Heidegger, Introducción a la metafísica, p. 145)

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…