Ir al contenido principal

Imposibilitada tras el enojo

No se puede hacer nada con el enojo encima excepto echar pestes y malas vibras. No se puede escribir, no se puede leer,… vaya, ni siquiera se puede ver la televisión. Estar enojada es peor que tener frío y más si le agregamos indignación e impotencia.

"No poder", esto atenta contra la naturaleza humana que se sostiene en la voluntad. Sí he sufrido un atentado contra mi "yo" que buscaba estar en paz y entre más intento reprimir en enojo para encontrar la paz, peor me siento.

No, no sirve contar hasta diez para sentirse mejor, sólo sirve para controlar los impulsos.

Ni siquiera se puede respirar con tranquilidad porque se siente como se acrecienta la molestia.

Me acabo de acordar, de mi clase de psicología de bachillerato, que debajo del enojo está la frustración que según esto surge del sentir que se atenta contra la voluntad. Esto es, uno se enoja porque el ego lo tiene trepado y no hay nada peor que el "yo" se vea amenazado. Es horrible que el mundito de uno se descomponga sin que uno pueda controlarlo. Justo así me siento, ¡me choca!

O sea que si uno quiere estar muy en buena vibra y suceden cosas que obstruyen tan deseo, uno termina enojado y "mal vibroso". La cuestión es que siempre pueden ocurrir cosas que atenten contra los planes de uno. Así ni como librarse del enojo.

Aquí veo una relación: ira -> frustración -> vulnerabilidad. Se trata entonces de un mecanismo de defensa, igual que este intento de racionalizar lo que me está pasando (que ya casi está sirviendo…).

Al parecer todo es cuestión de la incapacidad (y está peor que uno encima sea incapaz, doble coraje) de lidiar con la discrepancia entre la realidad y lo ideal, que resulta que la bronca no es lo que le pasa a uno sino la manera en cómo se afronta. O sea, hoy he afrontado internamente de forma pésima lo que me ha pasado aunque externamente he lucido muy cool, eso hay que reconocerlo.

En definitiva analizar lo que uno siente y leer sobre lo que uno está pasando ayuda montones. Una vez con las aguas tranquilas, mejor pensar en otras cosas para más tarde, ya en otro estado anímico, retomar lo vivido y hacer las paces.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…