Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2015

Todo pasa, esto también

¿Cuántas veces hemos escuchado eso de que "nadie sabe lo que tiene hasta que lo ve perdido"? Todo lo que tienes ahora lo vas a perder, ante el miedo te aseguras de que los bienes se queden ahí por siempre y mientras se te escurren entre los dedos los días, las relaciones, el frío, el calor, el descanso, la actividad, las comidas familiares, las comidas en soledad. La vida se escapa, las experiencias, la gente a tu lado.

Hoy te cansas de verle la cara a alguien simplemente por que ya la has visto demasiadas veces, y mañana ya no está. Hoy te aferras a tus posesiones y mañana en la soledad ya todas ellas carecen de sentido porque, el sentido se lo da la posibilidad de compartir la experiencia de ellas con alguien más. ¿De qué sirve la botella de vino escondida en espera de un momento digno si ese momento nunca llega o ya se fue porque cuando llegó era muy poco para ti? ¿De qué sirve esa ropa linda si no hay quien reciba la sonrisa de lo bien que te sientes con ella?

El sol de…

Pausa, necesito decir algo

Una vez estuve en un chatroom. Ya no. Pero una vez estuve ahí porque en él estaban amigos que conocí hace mucho tiempo. Una vez estuve entre amigos con los que compartía algo en común. Ya no. ¿Ya no son mis amigos? ¿En algún momento lo fueron? ¿La amistad es algo pasajero? Creo que sí, que como todo en la vida, la amistad también pasa.

Una vez estuve en un chatroom porque parecía buena idea dar los buenos días y las buenas noches a aquellos amigos que tuve hace mucho tiempo. De los saludos pasamos a compartir sucesos importantes, casi todos enfermedades o logros. Luego ya sólo fue un lugar para cadenas de oración, adoctrinamientos de lo que es Dios o cómo debiera uno dirigirse a él y bendiciones de rutina... algo así como lo que podría llamarse "usar el nombre de Dios en vano". Estar en ese chatroom me permitió ver lo que nada tenía que ver conmigo.

Una vez estuve en un chatroom y sólo leía y leía y me abstenía de escribir porque intentaba respetar el modo de pensar de los …

Puedo resistir un convivio

Hoy me invitaron a un convivio post-congreso filosófico. Me armé de valor —porque necesito de mucho valor para ponerme entre extraños con los que no sé de qué puedo hablar, a no ser que sigue con el tema del congreso—, también me armé de una botella de vino tinto y de una precarga de música italiana.

Llegué tarde, supongo que estuvo mejor así. En lo que ellos hablaban yo comía y sonreía a ese hablar de nada —también los filósofos tienen ese tipo de pláticas— y no que yo tuviera de que hablar, así al vuelo, pero si me preguntan algo, puedo decir todo lo que sucede en mí.

De suerte, los anfitriones eran una cosa de lo más deliciosa, genuina y amable.

Cantamos, bueno, cantaron. La lluvia marcó una pausa y toda lamdinámica cambió. En un rescindido grupal acabé en un cuarteto que disfrutó —quiero creer— de mis profundidades con las que no se puede mas que compartir las profundidades propias. Aquí siempre falla la cosa, el silencio adviene.

Pero una niña entra a la sala y empieza a tocar el…

Overloaded

Voy llegando a casa luego de un día de conferencias, el cuarto ya, en torno al pensar la ontología y la historia en un marco filosófico.

Tengo mucho en la cabeza pero está en un entre: entre el pensamiento filosófico sin ser propiamente el lenguaje de los doctos de las conferencias y entre el pensamiento cotidiano sin ser el pensamiento de todos los días. De modo que lo que tengo que decir no sé a quién le pueda importar, pero sigo escribiendo esperando que algún otro "entre" se encuentre por ahí y algo de esto le haga sentido.

Como cualquier asistente a cualquier tipo de congreso, hay cosas que me hacen mucho sentido, cosas que me emocionan, cosas que no entiendo, cosas que no me importan y cosas que no sé que hacer con ellas.

A mí la ontología emparentada con la estética me hace corto circuito, en toda mi descomunal ignorancia no sé por qué alguien se detiene a pensar en un disque arte porque según genera aperturidad, porque según esto el arte no necesita de explicaciones…