Ir al contenido principal

Las canciones y la vida

Pues hace tiempo que he querido armar el soundtrack de mi vida para que lo pongan en mi velorio a manera de mi último adiós, el definitivo, el sin vuelta. Pero cómo hacerlo si la vida lo va cambiando a uno y la que era la canción más representativa cambia por otra, o siempre se van agregando descubrimientos y olvidando sucesos.

Por ahí en las redes sociales circula una lista para elegir 25 canciones. En otros sitios la lista es de 30 y los tópicos difieren. Me llamó la atención hacer la lista pero hay puntos que no tienen sentido porque no se puede escoger sólo una. No puedo decir "ésta es mi canción favorita" porque depende del momento. Pero vaya, igual quiero hacer la lista, aunque muy a mi manera.

Empezaré con dos de las últimas canciones que he agregado a mi playlist, una es para correr y otra para relajarme. Muy distintas y cada una bella a su manera:

1. Las últimas agregadas a mi playlist

a) Perduto (Inspired Club Mix); artista: Inspiro, Ornella Varoni; album: Buddha Bar, The Best Of.
YouTube: Perduto (con letra)

Me gusta el arreglo, me gusta que esté en italiano (el italiano me mueve dentro), me hace feliz aunque la letra sea triste.

Io posso scordarti
seguendo la rotta
di un passero muto
Io posso allearmi
a gente diversa
che tu non conosci
Mi posso riempire di amori sfiniti
che non ho voluto
e sola di notte sentirmi morire
e non chiederti aiuto 

Io posso scordarti
facendo ogni giorno una torta diversa
Io posso scordarti
passando le ore a contarmi le dita
Mi posso stancare
e arrivare alla notte più morta che viva
e poi nel mio letto confondere i sogni nel rosso del vino

Ce la farò a non soffrire più
a non parlare più da sola
Ce la farò a non pensare a te
a non volerti più
perduto…

b) Big Log; artista: Robert Plant; album: The Principle Of Moments
YouTube: Big Log (Live)

La música es hermosa (sublime), la voz súper sensual (expira deseo de vida).

My love is in league with the freeway
Its passion will ride, as the cities fly by
And the tail-lights dissolve, in the coming of night
And the questions in thousands take flight

My love is a-miles in the waiting
The eyes that just stare, and the glance at the clock
And the secret that burns, and the pain that grows dark
And it's you once again
Leading me on - leading me down the road
Driving beyond - driving me down the road

My love is exceedingly vivid
Red-eyed and fevered with the hum of the miles
Distance and longing, my thoughts do provide
Should I rest for a while at the side

Your love is cradled in knowing
Eyes in the mirror, still expecting they'll come
Sensing too well when the journey is done
There is no turning back - no
There is no turning back - on the run

My love is in league with the freeway
Oh the freeway, and the coming of night-time
My love is in league with the freeway

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…