Ir al contenido principal

El respeto a la ansiedad propia

Cuando sufro de ansiedad, que es casi siempre, quisiera poder exorcizarla con algunas palabras mágicas (oraciones, mantras, invocaciones, ritos) y deshacerme de una vez y para siempre de todo mal, amén.

A estas alturas de la vida, es una necedad seguir intentando evitar la ansiedad, hacer como que no existe, tratar de aliviarla con comida, con cosas y hasta con personas. La ansiedad, debería ya saberlo, no es un ente ajeno que se apodera de mí: la ansiedad soy yo. Yo no me puedo deshacer de mí.

Cuando el malestar emerge de un configuración especial de nuestro ser, sentimos como si en realidad llegara cual visita indeseable. Llega, así lo sentimos, e invade nuestra tranquilidad, se apodera de nuestros pensamientos y todo lo convierte en una larga noche de pesadillas, laberintos y demonios tirando de nuestras tripas. Se hace difícil respirar y, sin embargo, no hay mejor atenuante que inhalar profundamente como si con ello jaláramos de regreso al sosiego.

La ansiedad sólo se presenta entre los vivos, al igual que la conciencia. Quien pueda dar cuenta de sí mismo y de sus relaciones con el mundo ha recibido también el regalito de la ansiedad. Nuestro estado anímico cambia al igual que cambian nuestra relaciones. La vida es estar montados en el oleaje y experimentar tempestades. A veces el temporal es paradisiaco y otras veces es un vórtice cuyo centro nos negamos a ver. Hay que ser muy valientes para verlo, esa es la única forma de pasar el mal tiempo sin perderse.

Toda tempestad pasa, aunque parezca que la tragedia de la destrucción total es inminente y que no habrá un mañana. Hay que esperar y procurar no lastimarnos con acciones desesperadas.

La ansiedad es una forma de sentir que estamos cambiando un poco más de prisa que lo acostumbrado. Sentimos miedo. Quisiéramos que la vida fuera A y está siendo B. Quisiéramos hacer algo para arreglar semejante estado. La ola está reventando. La energía hay que dejarla fluir, la resistencia lastima.

La ansiedad es esa forma de decirnos a nosotros mismos que no tenemos el control. Pero podemos estar presentes, atestiguar la tempestad y remontar la ola, estar en ella no contra ella y sernos siempre incondicionales a nosotros mismos aunque duela.


Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…