Ir al contenido principal

El amor, si ha de ser amor, lo prefiero condicionado

Ya tiene un rato que traté de comprar eso del amor incondicional, porque según mi razonamiento de entonces, todos necesitamos ser amados y todos somo valiosos porque somos insustituibles. Creía que estar vivo era el único requisito para ser merecedor del amor, porque sin amor las cosas se complican muchísimo: la vida no es un paseo primaveral a la orilla de un lago entre flores, mariposas y el canto de los pájaros que pasan volando en el claro cielo azul (aunque quisiera que así fuera).

Intenté dilucidar sobre el amor y me encontré con que la palabra está más bien devaluada porque la aplican a cualquier cosa y la confunden con otras como: caridad, fraternidad, amistad, erotismo, paternidad y hasta el simple gusto. Me encontré con una serie de definiciones sobre el amor romántico que bien podían excluir lo que yo sentía. Y la pregunta llegó: ¿qué siento y porque siento lo que siento con respecto a A, B o C? Definir lo que sentía en cada caso, le restaba sentimiento y lo convertía en justificación. Y cada justificación da una razón que excluye siempre lo incondicional.

Cada persona en mi vida es especial según la manera en que entra a mi vida y el tránsito que ella hace conmigo, de modo que todo eso establece las condiciones de nuestra relación. Así que la única manera en que puedo aplicar lo incondicional es sobre mi misma: sin importar lo que haga, sin importar el lugar donde esté, sin importar lo que esté pasando me soy incondicional.

Sí "amo" a mi mamá es porque esa señora es MI mamá y porque su relación conmigo es placentera la mayor parte de las veces. Y por más santa que me quiera hacer, no puedo amar a esa persona que va pasando frente a mí, porque no sé cómo es; le puedo extender amabilidad hasta cierto punto y siempre sujeta a revalorización. Además, el primer motivo por el cual expreso algún tipo de afecto o filia es por la manera en que ello me hace sentir y esa es una condición. Vaya, que no se puede amar a la fuerza y no se puede amar a la vez que uno se siente mal, sería contradictorio. Así que eso del amor incondicional es la idea más ridícula e insostenible. 

La empatía dura hasta que ya no hay más nada en común.

En mi caso yo no quiero que me amén al ahí se va, a la ligera y así como pueden amar a cualquiera por que yo no soy cualquiera, «un  amor  que  no  discrimina  pierde  [...] buena parte de su valor, pues comete una injusticia frente al objeto; luego, no todos los seres humanos merecen ser amados.» (Freud, El malestar en la cultura)

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…