Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

¿Hay tal cosa como una existencia desperdiciada?

Lejos de los juicios de valor, de la moral social, de las ideas de una cultura con los ojos en la producción y el hacer, ¿es posible desperdiciar la existencia?
Estar en una hamaca, contemplar el cielo, mirar los ojos de un perro, perderse en los pensamientos propios, soñar, desear, acordarse, añorar, fantasear, quedarse sentado a escuchar las llantas de los autos que pasan por la calle y caen en los charcos que dejó la lluvia, oír música y no bailar, leer y no escribir, imaginar y no ejecutar, ser y no hacer, ¿es desperdiciar la existencia?
No hablar. No saber. Y sin embargo estar.
¿En dónde está el sentido? ¿En estar en tu existencia o en probar a los otros que existes?
Aquí no caben los que no hacen. Tienes que hacer algo para ser alguien. ¿Cuándo fue la última vez que te miraron a los ojos y te vieron? Miran tu ropa, escuchan los discursos aprendidos y las frases hechas, huelen tu perfume, te tocan y no te sienten. ¿En dónde estás?