Ir al contenido principal

Fin del deseo, fin del sufrimiento

En mi voto por el deseo se me ha preguntado por la máxima budista de eliminar todo deseo en pos de la eliminación del sufrimiento. ¿Es la eliminación del sufrimiento lo que queremos? ¿Estamos dispuestos a abandonar cualquier deseo?

Supongo que la máxima tiene sus asegunes o sus intríngulis que por lo pronto no me son dados y, por ende, encuentro en la máxima una gran aberración.

En mi gran ignorancia no votaría ni a favor ni en contra de la perspectiva budista porque no la conozco y no tengo deseos de conocerla (nótese la eliminación del deseo hacia ello). Sin embargo, le sigo dando mi confianza al deseo cuando éste proviene de mi interioridad o, como dirían en ciencias cognitivas, de la coherencia y concordancia con mi memoria autobiográfica.

Desear, para mí, es estar vivo con los sentidos bien despiertos y la conciencia observando y regocijándose; todo ello acompañándome (es decir, "a la vez") en mi aventura existencial, o lo que es lo mismo, en esto que es la vida a corazón abierto aunque de miedo.

Ahora, retomando la coherencia y la congruencia, no deseo cualquier cosa ni lo que desea la mayoría ni lo más preciado ni lo más escaso. Deseo lo que en seguida me lanza hacia "afuera" desde justo el punto en el que estoy: si tengo hambre, me lanza a la obtención de comida, ¿cualquier comida? No, aquella que se ajusta a mi situación.

Así que el sufrimiento a lo estúpido se para dejando de desear cosas que nada tiene que ver contigo (son deseos adoptados) y moviéndose solamente hacia lo que en verdad quieres.

Aquí surge la cuestión de si el deseo es el apaciguamiento de la necesidad inmediata. En primera instancia sí, pero no siempre.

Supongamos que ya dormí, ya comí, ya reí,... Estoy "hecha" ahorita. Disfruto justo el no desear nada porque todo está cool. El estado no es eterno, dura más bien poco (si te dura mucho seguro estás en depresión o en melancolía y es un no desear triste, cercano a la muerte), en seguida tu conciencia se inquieta y ir busca qué hacer, entonces eliges entre hacer lo que sea por evitar el aburrimiento o enfrentarte a la necesidad de hacer lo que sea y escuchar a tu interior, Sócrates diría que a su daemon, para que se manifieste el anhelo siguiente. Este anhelo tiene ciertas características: es sutil y causa placer (generalmente uno cree que está pendejeando). Su sutileza no es debilidad sino amor y no te ordena, te sugiere, pero es tan sencillamente hermoso que te causa miedo o rechazo. Bueno, al menos eso pasa conmigo, no sé si tú te has escuchado. 

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…