Ir al contenido principal

Fin del deseo, fin del sufrimiento

En mi voto por el deseo se me ha preguntado por la máxima budista de eliminar todo deseo en pos de la eliminación del sufrimiento. ¿Es la eliminación del sufrimiento lo que queremos? ¿Estamos dispuestos a abandonar cualquier deseo?

Supongo que la máxima tiene sus asegunes o sus intríngulis que por lo pronto no me son dados y, por ende, encuentro en la máxima una gran aberración.

En mi gran ignorancia no votaría ni a favor ni en contra de la perspectiva budista porque no la conozco y no tengo deseos de conocerla (nótese la eliminación del deseo hacia ello). Sin embargo, le sigo dando mi confianza al deseo cuando éste proviene de mi interioridad o, como dirían en ciencias cognitivas, de la coherencia y concordancia con mi memoria autobiográfica.

Desear, para mí, es estar vivo con los sentidos bien despiertos y la conciencia observando y regocijándose; todo ello acompañándome (es decir, "a la vez") en mi aventura existencial, o lo que es lo mismo, en esto que es la vida a corazón abierto aunque de miedo.

Ahora, retomando la coherencia y la congruencia, no deseo cualquier cosa ni lo que desea la mayoría ni lo más preciado ni lo más escaso. Deseo lo que en seguida me lanza hacia "afuera" desde justo el punto en el que estoy: si tengo hambre, me lanza a la obtención de comida, ¿cualquier comida? No, aquella que se ajusta a mi situación.

Así que el sufrimiento a lo estúpido se para dejando de desear cosas que nada tiene que ver contigo (son deseos adoptados) y moviéndose solamente hacia lo que en verdad quieres.

Aquí surge la cuestión de si el deseo es el apaciguamiento de la necesidad inmediata. En primera instancia sí, pero no siempre.

Supongamos que ya dormí, ya comí, ya reí,... Estoy "hecha" ahorita. Disfruto justo el no desear nada porque todo está cool. El estado no es eterno, dura más bien poco (si te dura mucho seguro estás en depresión o en melancolía y es un no desear triste, cercano a la muerte), en seguida tu conciencia se inquieta y ir busca qué hacer, entonces eliges entre hacer lo que sea por evitar el aburrimiento o enfrentarte a la necesidad de hacer lo que sea y escuchar a tu interior, Sócrates diría que a su daemon, para que se manifieste el anhelo siguiente. Este anhelo tiene ciertas características: es sutil y causa placer (generalmente uno cree que está pendejeando). Su sutileza no es debilidad sino amor y no te ordena, te sugiere, pero es tan sencillamente hermoso que te causa miedo o rechazo. Bueno, al menos eso pasa conmigo, no sé si tú te has escuchado. 

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…