Elliott Erwitt, Paolo Roversi, Inta Ruka

Gracias al otro, sabes quién eres.

Aislado no tiene sentido, el mensaje aparece en la confrontación de lo que aparece como opuesto, del siempre posible mirar distinto. 

La lente de tres fotógrafos completamente distintos me explican el uno al otro. Curioso, digo. ¿Pero qué diablos?, me pierdo. Ahhh, lo entiendo. 

Del comercial, al autonombrado místico para luego encuadrar en la fotógrafa de método. Así los veo, así se me aparecen.  En el medio, de un supuesto sin sentido, cobra la proporción tremenda gracias a quien tiene los pues en la tierra: ¿qué puede revelar el ser? ¿Qué puede mostrar del ser una fotografía que capta solamente las formas cargadas de sentido ajeno? Todo y nada. La pasmosa nada que aparece para angustiarte del sinsentido de las formas. El ser debajo de ello se abre angustiante y te despoja de la idea de lo artístico para cuestionarte precisamente del arte en ti, de tu mirada, de tu identificación en las formas: tú en ellas, no ellas en ti.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)