Ir al contenido principal

A punto de dejar atrás el 2013

Desperté con frío —que raro—, fui a la cocina por algo caliente y volví a la cama a leer cualquier cosa (Facebook, a decir verdad) y con ese vacío que causa el leer cualquier cosa incomodándome mi ocioso 26 de diciembre, tomé un libro de filosofía, plumones, plumas, libreta y mi iPad hermosa. Ya rodeada de cosas buenas, incluyendo un humeante café viajero, abrí la aplicación Zite para entrar en ambiente inspirador.

El cielo afuera azul. Bien. La señora de la tiendita de enfrente, con su voz estereofónica, sin saberlo me anunció que todo iba bien: el mundo sigue allá afuera. 

—¿Cómo hago para engancharme en un ritmo altamente inspirado y productivo para trabajar en mi tesis y darle dirección a mi escritura creativa?— pensaba mientras navegaba entre artículos puestos en mi Zite a mi gusto y medida. ¡Cuánta gente creativa y dedicada hay que me hace la mañana tan feliz! Mil gracias a todos. 

Me encontré un sitio lindo: Brain Pickings, casual, inteligente y creativo. Me inscribí a su newsletter y seguí navegando por sus posts. Me he encontrado uno que me gustaría compartirles aquí de manera resumida. Si desean verlo completo, al final dejo la liga. 

Este se trata de cómo mantenerte fuerte y en tu centro mientras evolucionas, veamos si les hace sentido (el texto en corchetes es mío):

1. Permítete el inconfortable lujo de cambiar de parecer. 
[Comprometerse no debe llevarnos a morir en la raya, siempre podemos cambiar de opinión sin que ello signifique que somos como veleros en alta mar. Lo más inteligente es decir "no sé" cuando realmente no sabemos, y lo más inteligente que le sigue es darse a la tarea de averiguar y luego cambiar de parecer de manera informada]

2. No hagas algo sólo por tener prestigio, dinero o aprobación.
[El ego clama alimento. Si te enfocas sólo en saciarlo nunca te sentirás satisfecho y te alejarás de ti mismo por procurar una máscara]

3. Se generoso. 
[Dar a los otros reconocimiento no te quita nada. Lo que te corresponde siempre buscará la forma de estar contigo]

4. Lleva siempre contigo un saquito de quietud. Medita. Pasea con paso clamado. Ve a ningún lado en particular y sin ningún propósito.
[No hay nada de malo con procurar el aburrimiento de vez en cuando. El aburrirse ocurre cuando tu mente se aquieta y no hace nada, es entonces cuando puedes contemplar]

5. Cree lo que alguien diga de sí mismo pero no creas lo que otros dicen de ti. Eres el custodio de tu integridad, lo que digan los demás son sólo suposiciones. 

6. La presencia es más compleja y gratificante que la productividad. 
[Esto es lo que yo llamo privilegiar el Ser sobre el Hacer, aprender a ser paciente en un mundo que te exige ser un agente activo. Esto significa: se testigo de tu vida, date cuenta de lo que sucede contigo]

7. Lo que vale la pena, toma tiempo.
[Cuando las cosas se dan a desear, las deseas más y lo que quieres es siempre desear más porque ello es lo que le da inspiración a tu vida]

http://www.brainpickings.org/index.php/2013/10/23/7-lessons-from-7-years/

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…