Ir al contenido principal

Durante una sesión de TV dominical

Y llega el punto en el que uno se cansa de hacer lo correcto para darle paso a lo que uno desea.

Por ejemplo justo ahora que mentalmente me debato sobre escribir lo correcto, en replantear el deseo como deseo de hacer lo correcto... Bien, es imposible que un ser humano consciente deje de pensar, de modo que para mí resulta antinatural dejar de cuestionar-me. Y llega un punto en el que por un instante dejo de hacerlo y justo instantes después inicio una serie de justificaciones sobre mis decisiones. Así, la cosa: unos evaden, yo analizo y cuestiono. 

Me he sentado a ver la televisión desde la mañana con un libro al lado para evitar remordimientos. El libro es bastante tentador pero no lo he abierto. Me gusta lo que está en la tele porque conecta ahora conmigo (bueno estoy escribiendo esto en un replay para continuar en el mismo ambiance). Veo una cafetería, me encantan las cafeterías, gente desconocida te acompaña sin necesidad de hablarles, bebidas con aromas muy gratos, colores tierra, revistas, libros, enchufes, galletas y WiFi; un pequeño paraíso. Veo actitudes que para algunos son reprobables como dejar morir una planta, como compartir secretos íntimos y liberarlos de su status de prohibido, como declararse abiertamente contra los animales domésticos,... en realidad no importa que actitud sea, siempre se puede encontrar algo reprobable en ella, siempre, si no lo ves tú, otro lo verá. 

Hago una pausa para ponerme un gloss con olor a chocolate aún cuando sigo en mis pijamas (que además adoro).

Repruebo muchas cosas de la gente, la desconocida y la cercana, y también repruebo muchas cosas que hago. Si para mi resulta difícil liberarme, a otros les resulta difícil contenerse. En encontrar la justa tensión entre contener y soltar radica la maestría de la vida. Supongo que lo vas aprendiendo con el tiempo, pero no estoy segura si alguien alguna vez lo haya logrado, así es esto de las subjetividades. 

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Pato Frio Cashmere Rosé

…Y entonces te dan las llaves del cielo y entras.

Para entrar al cielo no sólo necesitas la llave, también requieres de encontrar la cerradura en la que la llave puede girar y abrir. El cielo tiene múltiples llaves y múltiples cerraduras. El cielo es una mezcla de querer-entrega-abandono-placer que no espera nada y se abre por un instante que puede darte (te entrega a ti mismo) para toda la vida.

La entrada al cielo sucedió en Lisboa, en un local de Bairro Alto llamado Lisbon Winery y pude constatar la efectividad de la llave y la cerradura en una siguiente ocasión, así es, le hice la prueba de la comprobación (vil método científico para semejante experiencia re-ligiosa —el guión especifica aquí una experiencia que vuelve a ligarte contigo mismo). Supe con certeza que no había sido mi imaginación, que la combinación era efectivamente real lo cual me dio mucha mucha felicidad justamente porque es algo que puedo compartir. Claro que está complicado que cualquiera haga la prueba de mane…

Cursos de ángeles

¿Por qué alguien quisiera tomar un curso de ángeles?

Yo tomé uno hace unos años. Mi razón es que quería saber más de los ángeles y, sobretodo, conocer quién era mi ángel. Parece razonable pero semejante intención ya tiene un problema fundamental que tiene justamente qué ver con la esencia de los ángeles.

Para ir a un curso de ángeles primero necesitas creer en los ángeles. Para no ir a un curso de ángeles (dejando a un lado la falta de interés o la idea, completamente racional, de que es un conocimiento inútil) necesitas comprender en qué es exactamente en lo que crees. Para comprender exactamente en lo que crees no necesitas ir a ningún curso de ángeles, lo que sí necesitas es cuestionarte y responderte honestamente y quizá dialogar con alguien a quien le interese el tema, tenga un pensamiento crítico y no le interese tu dinero o tu afiliación.

Si quieres saber de ángeles, puedes leer la Biblia. Ahí encontrarás el quehacer angelical y podrás darte cuenta que no tiene nada que ver co…