Ir al contenido principal

Durante una sesión de TV dominical

Y llega el punto en el que uno se cansa de hacer lo correcto para darle paso a lo que uno desea.

Por ejemplo justo ahora que mentalmente me debato sobre escribir lo correcto, en replantear el deseo como deseo de hacer lo correcto... Bien, es imposible que un ser humano consciente deje de pensar, de modo que para mí resulta antinatural dejar de cuestionar-me. Y llega un punto en el que por un instante dejo de hacerlo y justo instantes después inicio una serie de justificaciones sobre mis decisiones. Así, la cosa: unos evaden, yo analizo y cuestiono. 

Me he sentado a ver la televisión desde la mañana con un libro al lado para evitar remordimientos. El libro es bastante tentador pero no lo he abierto. Me gusta lo que está en la tele porque conecta ahora conmigo (bueno estoy escribiendo esto en un replay para continuar en el mismo ambiance). Veo una cafetería, me encantan las cafeterías, gente desconocida te acompaña sin necesidad de hablarles, bebidas con aromas muy gratos, colores tierra, revistas, libros, enchufes, galletas y WiFi; un pequeño paraíso. Veo actitudes que para algunos son reprobables como dejar morir una planta, como compartir secretos íntimos y liberarlos de su status de prohibido, como declararse abiertamente contra los animales domésticos,... en realidad no importa que actitud sea, siempre se puede encontrar algo reprobable en ella, siempre, si no lo ves tú, otro lo verá. 

Hago una pausa para ponerme un gloss con olor a chocolate aún cuando sigo en mis pijamas (que además adoro).

Repruebo muchas cosas de la gente, la desconocida y la cercana, y también repruebo muchas cosas que hago. Si para mi resulta difícil liberarme, a otros les resulta difícil contenerse. En encontrar la justa tensión entre contener y soltar radica la maestría de la vida. Supongo que lo vas aprendiendo con el tiempo, pero no estoy segura si alguien alguna vez lo haya logrado, así es esto de las subjetividades. 

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…