Melodía afónica de media noche

Vengo a tratar de olvidar, a buscar la quietud del fondo blanco y el cursor titilante. Estoy aquí buscando el sueño tranquilo que se presenta cuando el mañana es cierta. Vengo a dejar mis acertijos, laberintos y divagaciones; quiero dejarlos en prenda y llevarme a cambio ilusiones para verlas mientras duermo.

Nunca hay soluciones a la media noche. 

Hoy los ángeles están muy callados. 

Aquí no huele a nada, se oyen las respiraciones de todos los que no tienen pendientes. 

No poder dormir de noche es como estar en el limbo, expurgando los pecados en la soledad a temperatura incómoda. 

No hay nada que verle al refrigerador ni al Facebook. Y no me alcanzan las ganas para leer un libro. Y es que los libros hay que leerlos con café y cierto temple de ánimo de por medio. Tengo a tantos libros esperando...

Mis mayores preocupaciones no tienen solución. Así es el juego de la vida. Observas tu horizonte y caminas, luego el paisaje cambia y te confundes pero sigues. Después de un largo trayecto, te das cuenta que el horizonte es una ilusión que tú no dibujas y que, además, es inalcanzable. Caminas. No importa si corres, igual no llegarás a ningún lado porque todos los lugares importantes llegan a ti aunque te quedes parado. Pero de todas maneras caminas y anhelas. 

Yo, la que escribe y está despierta, la que mira las sombras de la noche, espero. No sé qué espero. Pero me gustaría saber que ya va a llegar. 

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)