Emanaciones

Tengo ganas de llorar. No es que necesite llorar, simplemente tengo ganas de llorar como forma de expresión. Quiero mostrarle al mundo lo que pasa dentro mío. Otra manera sería tocar el violín de manera rápida y entrecortada con ritmo creciente y profundo... pero no sé tocar el violín.

Podría cantar hasta sacarte lo que nunca has visto de ti, pero no sé cantar.

Tengo ganas de llorarme, de vertirme lágrima a lágrima, de torrente en torrente, y limpiar el mundo.

Quiero saber qué se siente saber lo que se quiere y no tener dudas. Quiero mostrar esto que traigo dentro para poder verlo, después, como espectadora de un concierto filarmónico-metalero.

Quiero ver afuera de mí, mis silencios y mis notas en fortissimo. Quiero que aparezca frente a mi conciencia el centro duro de Lo Incondicional. Quiero convertirme en un destello multicolor y luego volver a constituirme para presenciar la estela que dejé.

Tengo ganas de volar con los pies puestos en la tierra.

Quiero manifestarme.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)