Ir al contenido principal

El rock filtrándose en mi vida

Hay veces que no puedo dormir; hay veces que la angustia me toma abierta, vulnerable y los pensamientos caóticos buscan el orden en la formulación de cualquier problema, cualquiera menos la angustia abierta sin justificación alguna.

Esta vez no me dejé llevar hacia la aventura, infortunada siempre, de torturarme entre recuerdos manipulados y planeaciones sin sustento. Esta vez me di a la tarea de indagar sobre cualquier pendiente musical que viniera a mi cabeza. Apareció ante mí una pregunta que tenía olvidada desde hace más de veinte años: ¿quién fue aquel cantante de rock que en el cierre de un tributo dejó sorprendido (me parecía recordar) a Jon Bon Jovi en una especie de mano a mano no planeada? Con semejante pregunta inicié mi navegación nocturna entre grupos de rock y cantantes rubios con voz potente vigentes en los ochentas.

Mientras daba con la respuesta, me reencontré con Black Sabbath, Metallica, Guns N' Roses, Bon Jovi, Scorpions, Skid Row, Europe y con una parte de mí que había olvidado. Vi los vídeos de entonces y actuaciones poco más actuales. Empecé a apreciar la música, la voz y las letras que antes como un todo me movían pero que no lograba paladear en la quietud que tengo hoy.

Me dio tristeza ver como algunos rockeros dejaron de mirarse, se abandonaron. Me inspiraron los que siguen no sólo cantando lo de ayer sino creando más. ¿Cómo puede alguien talentoso abandonarse? ¿Cómo puede cualquiera abandonarse? ¿Cómo logra alguien estar consigo y para sí sin importar lo que devenga? ¿Cómo puede alguien sublimar-se? ¿Cómo me puedo sostener incondicionalmente? ¿Cómo se ama uno de manera sostenida sin importar qué?

La respuesta a la pregunta inicial de mi búsqueda llegó. Las otras son preguntas para toda la vida. No sé si a alguien le interese la respuesta, igual la escribo: la actuación de Joey Tempest (el sueco de voz pontente del grupo Europe) al lado de Jon Bon Jovi, cantando Get Back, fue excepcional.

Hoy por la mañana, después de correr 7K y caminar por 40 min, me dispuse a darle cariño a mis pies que tanto me dan. Situada en el pleno rayo del sol, café al lado y con un playlist de los grupos mencionados entré en el más conmovedor, inspirador y pleno momento propiciado por un sí total a ese instante. Este momento se lo debo a un montón de situaciones que sucedieron... mejor dejo aquí una cita de Nietzsche que muestra de manera excepcional mi agradecimiento al Universo:

«Admitamos que si dijéramos sí a un solo instante, habríamos dicho sí, no solamente a nosotros mismos, sino a toda la existencia. Ya que no hay nada aislado, ni en nosotros mismos ni en las cosas. E incluso si la felicidad ha hecho vibrar y resonar nuestra alma como una cuerda musical una sola vez, todas las eternidades eran necesarias para crear las condiciones de aquel Único Acontecimiento, y toda la eternidad ha sido aprobada, redimida, justificada, aceptada, en aquel instante único en que hemos dicho sí.»

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…