Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2012

I morgon

Me he estado acordando de lo que escribía aquí al inicio, vaya que mi mirada ha ido de afuera hacia adentro. De descubrir el mundo que se me presentaba, a descubrir el efecto que todo esto ha tenido en mí.

Ayer tuve un sueño, tan nítido que juraría que realmente lo había vivido. Había, nieve, suéteres y bufandas, árboles de navidad, restaurantes de manteles largos y velas encendidas, café espumoso y espeso, una ventana y sol. Ahí estaba yo mirándolo todo, cómodamente sentada y muy relajada. Alguien me dijo cómo se decía "mañana" en latín y desperté diciendo "i morgon" porque fue lo primero que relacioné con la palabra que había escuchado. Lo primero que hice fue ratificar la palabra en latín: era falsa, "mañana" en latín se dice "cras" y no tenía que ver nada con lo que había escuchado. Al principio me desencanté un poco pero ahorita mismo todo adquiere un nuevo significado: la promesa de mañana. Mañana quizá pueda salir y dejar de ver al mundo…

Viviendo contradicciones

Hoy es un día extraño. Hace frío adentro y afuera. Los centros comerciales están llenos, la gente compra como si fuera hoy su último día. Acaba de pasar un fin de semana de descuentos simulados para elevar la necesidad de compra y la gente, hoy, sigue comprando... y seguirá comprando.

Estoy bien y no quiero que mi "estar bien" cambie. A veces me incomodan los correos con noticias, mensajes políticos, retratos del México que no quiero que exista... pero existe. ¿Y qué hago yo?

No puedo estar si hacer nada, no quiero ir a aventar piedras a San Lázaro, no quiero ir a olvidarme de todo al centro comercial, no quiero prender la tele para no ver nada. Se me congelan las manos. No me puedo contener.

No quiero de México un país dormido, ni violento, ni indiferente, ni reaccionario, ni adornado con discursos, ni amurallado, ni pobre y rico en extremo, ni inseguro, ni conformista, ni egoísta. No quiero diputados sarcásticos, ni cómodamente seguros en un curul por seis años, no quiero…