Ir al contenido principal

Significados...

... o de cómo viajan mis pensamientos.

Andaba yo muy entusiasmada en baño zen con incienso y todo cuando el sonido del agua me recordó que ya se nos está acabando y la tranquilidad casi se me resquebraja. Inmediatamente hice un ajuste de conciencia evaluando mi actitud ante los recursos no renovables (como si alguno en verdad fuera renovable... en fin) y me puse palomita. Al lector le debo aclarar que soy extremadamente exigente conmigo misma, al extremo de que me caigo gorda de tan fastidiosa.

Casi instantáneamente llegó un aviso de sed tremenda envuelto en mi regla de evitar consumir productos en desechables, como el agua. Así, me acordé de cuando los refrescos venían en botella de vidrio y pesaba muchísimo la bolsa en la que iba por ellos (la bolsa con las botellas dentro, claro... Perdón por el acotamiento pero traigo a Wittgenstein atravesado).

No es que antes se gastara más en transporte de botellas, simplemente seguían su ruta, descargando botellas llenas y llevándose las vacías. Eran buenos tiempos aquellos en los que el bote de la basura tardaba en saturarse.

También era muy lindo cuando de la primaria nos llevaban de paseo o a alguna fábrica, museo o Chapultepec. El destino era lo de menos, lo emocionante era salir y ver otras cosas y llevar el lunch para luego intercambiar o presumir la torta de jamón a quien llevaba sólo una de mantequilla (los niños suelen ser muy crueles, será que carecen todavía de experiencias traumáticas que les permitan reconocerse en el otro... Es que algunos humanos sólo entendemos la compasión a fregadasos).

En los paseos uno se trepaba al camión y todos alegres comenzábamos a cantarle al chofer que le acelerara porque lo venía persiguiendo la mamá de su mujer. Y también saludábamos a los automovilistas y nos reíamos muchísimo si nos contestaban el saludo.

En una de esas salidas, junto al camión de la escuela iba un camión de refrescos. Saludamos al señor que iba colgado en la parte trasera y... ¡nos respondió! Se armó el alboroto, los más osados le pidieron un refresco de regalo y tras muchos esfuerzos casi lo logran, el señor extendió, hacia una de las ventanas de nuestro camión, una botella de refresco de piña y cuando se extendía un de mis compañeros por la ventana para tomarlo, entonces el chofer decidió hacernos caso y le aceleró. Fue una decepción grandísima para muchos de nosotros. Un refresco significaba mucho: no teníamos dinero para un refresco, el señor seguramente lo iba a tener que pagar cuando llegara con una botella menos y allá afuera habían muchos que tenían para comprar más de uno pero eran incapaces de regalar uno. Un refresco, muchos significados.

El significado de algo no sólo radica en la explicación de un objeto, también interpreta el valor que tiene para un sujeto determinado. Entre más nos sobra menos valoramos, menos significado le damos.

El significado es la relación que traza un sujeto con un objeto. El hombre es sus relaciones. Trabucles.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…