Ir al contenido principal

Estoy triste

Hoy me he despertado como sí ayer hubiera sucedido algo terrible, como si hubiera llorado muchísimo. Siento tristeza sin razón de la que pueda dar cuenta.

Me levanto con trabajos. No quiero salir de la regadera. No quiero ir a ningún lado pero igual salgo. ¿Qué llegó a su fin ayer que hoy añoro sin saber qué?

Me subo al auto y de pronto lo escucho distinto pero está bien. Algo en el auto también ha cambiado. Me siento cansada. Antes de seguir tomo mi pequeño libro de Jaspers y me dejo sumergir en las particularidades de la existencia, esos detallitos que pasamos por alto por estar tan embebidos en la propia existencia. Me quedo pensando en lo que he leído y me dispongo a entrar a la clase de francés.

En pleno laboratorio, rodeada de computadoras y compañeros, vuelve a emerger la sensación de pérdida. ¿Qué he perdido?

Trato de curarme con lo más poderoso que tengo: música, café, existencialismo y una caminata lenta cobijada por el frío. Pero me apremia el deseo de sacarlo todo de una vez en la privacidad pública de mi blog. Amo mi blog.

Mientras escribo la sensación empieza a difuminarse, mas no desaparece. Vuelve de a poco cuando percibo el olor del café, cuando las notas llegan justo al mismo punto en el que estoy yo. Quiero intentar que mi ser hable y ser al mismo tiempo una amante escucha. Estoy triste.

Creo que constantemente ganamos y perdemos pero dudo que en el balance alguien pueda decir que está "tablas". ¿Cómo se está? Hay algo ahí indefinible que no me deja en paz, aunque ya no quiero volver a estar nunca en esa paz cegadora y perderme de estas oleadas de angustia.

El sol se asoma: ha llegado tarde, aunque justo cuando el último trago de café entra en mi cuerpo. Han hecho relevos.

Hoy siento mis labios presentes, más que ninguna otra parte del cuerpo. Ellos, mis testigos del placer oral que me niego a abandonar; me gusta hacerme del mundo por la boca. Quiero ahora mismo una copa de vino, un trozo de pan junto a un pedazo de queso. ¿Se dan cuenta de estas formas las mías de buscarme paliativos?

Hoy, hoy aprovecharé esta tristeza para vivir el día despacio y presente. Esa es mi aportación. Segura estoy que ustedes aportarán otras formas de ser, las imaginaré y las convertiré en relatos de una vida posible.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…