Ir al contenido principal

Atrapada en el mundo de las formas

Decirme "atrapada" ya implica una conciencia, al menos, de la situación y de la posibilidad de no estarlo.

Creo en el ser interior o, por decirlo de otra forma, en mi esencia que me acerca al otro. Las formas, sin embargo, me distancian, inclusive de mí misma, porque a ellas es fácil asignarles un pulgar hacia arriba o un pulgar hacia abajo.

Deseable, indeseable; bueno, malo; exitoso, fracasado; hermoso, horrible; despierto, dormido; iluminado, oscurecido; aquí, allá; yo, él.

Me veo y no me veo. Las formas aparecen y mi ser se oculta, o lo oculto o me olvido de él. Me veo con los ojos que lo clasifican todo porque de ello depende mi veredicto.

Miro al otro y digo "qué persona tan fea" o "qué persona tan tonta" y me duele no poder ver más allá porque lo único que salta a la vista son las formas y no hay tiempo de conocer al ser. Y mi mundo se llena de dummies, de personajes desechables que me estorban, de basura que no logro amar. Estoy atrapada en el mundo de las formas.

A mí los dummies no pueden verme porque yo misma soy para ellos sólo un cuerpo que apareció en su camino, quizá para estorbarles y contribuir con su domingo de mucha-gente-en-la-calle.

A los dummies que veo repetidas veces les asigno un rostro y les cuelgo ciertas etiquetas con las que construyo historias, mi mundo de ilusión. No quiero saber de su ser porque no tengo tiempo para ellos, no puedo hacerme de un espacio en el tiempo que se escurre así como luego estoy: abstraída de las manifestaciones del ser que no soy yo.

La vida es muy corta para distraerse y sin embargo no puedo fijar mi atención por mucho tiempo. Me agoto de estar ahí, como si fuera extenuante existir.

La gente es más que sólo un pambolero, un empleado, un niño chillón, un amigo que no llama, un idiota que se pasa el alto, un frenético que toca el claxon, una señora que sale en tubos, una madre olvidada, un viejo que estorba, un sucio que avienta basura desde su auto, un muchacho que te pide dinero, una mano que recibe un boleto, una mano que te da tu cambio, un guardia que te abre la puerta, un mesero que te entrega un café, una boca que hace ruido cuando come, un locutor que se oye igual en cada partido, un post, un email, un tweet, un hola y un adiós.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…