Ir al contenido principal

Una partícula subatómica llamada bosón de Higgs

Peter Higgs, físico británico, y un equipo de científicos han desarrollado una teoría en el campo de la mecánica cuántica. En el nivel de la teoría sólo entra en juego la razón humana que hace uso de todo un edificio de proposiciones físico-matemáticas. Con estas construcciones o hipótesis los científicos que se dedican a la investigación de laboratorio (práctica), se dan una idea de lo que pueden o no esperar en el terreno experimental.

El ser humano se cuestiona muchísimas cosas y ese es el punto de partida. Con una pregunta interesante e inteligente, se puede dar inicio a la investigación de toda una vida o de una generación. Una vez que uno tiene una pregunta, el siguiente paso es desarrollar posibles respuestas y sustentarlas con lo que ya se conoce (lo que se ha comprobado en el terreno empírico) y en algunos casos cuestionar lo que ya se conoce, es decir, replantear la forma y el alcance de lo que se conoce. Después, las respuestas se formulan usando formas proposicionales que representan simbólicamente la realidad. Estas proposiciones formuladas se aplican para probar su aplicabilidad teórica y su posibilidad real.

La teoría del bosón de Higgs era una idea matemática que se formuló desde 1964 y que con los últimos hallazgos en el acelerador de partículas, que se encuentra en la frontera entre Suiza y Francia, parece ser que ya no es más una teoría sino una realidad. El logro de este descubrimiento no es de una sola persona sino de muchos físicos, matemáticos, ingenieros y expertos en sistemas computacionales.

Cuando los investigadores trabajaban con la teoría de Higgs, solían referirse al bosón como the goddam particle por lo difícil de las matemáticas que involucra. En un libro de divulgación científica sobre esta partícula, The God Particle: If the Universe Is the Answer, What Is the Question?, escrito por Leon Lederman (físico y ganador del Premio Nobel de 1988), pronto de le conoció al bosón de Higgs como "la partícula de Dios", aunque no se hace con ella ninguna implicación teológica.

El bosón de Higgs se encuentra al hacer chocar dos protones en el rango de los 130 giga electrón volts, su particularidad es que un bosón de Higgs no puede estudiarse directamente pues al estar sólo se destruye, su "tiempo de vida" es lo que le toma recorrer el diámetro de un protón. Sin embargo, la teoría de Higgs indica lo que se puede esperar al descomponerse este bosón pues deja diferentes patrones de destrucción o canales. De este modo, los científicos se dedicaron a estudiar el resultado de la destrucción de un bosón, para lo cual requirieron de mediciones computacionales extremadamente rápidas y precisas.

Lo interesante del bosón de Higgs es que es omnipresente pues se encuentra en todo el universo, incluso en el vacío y para existir no necesita de nada más que de espacio. También tiene que ver con la interacción de fermiones (componentes de los átomos) y generan una fuerza de atracción o repulsión entre estos.

Para entender el tema del bosón, hay que darle la vuelta a lo que comúnmente nos enseñaron en la escuela: en lugar de creer que las partículas generan campos, como el campo electromagnético, son los distintos tipos de campos los que posibilitan la formación de las partículas. El bosón de Higgs es un campo que permea en todo el espacio existente.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…