Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2012

Modern Times

Modern Times. A Story of industry, of individual enterprise —humanity crusading in the pursuit of happiness.
Modern Times, una película escrita, producida, dirigida y actuada por Charlie Chaplin nos deja ver a la especie humana re-configurada por la cultura moderna, donde ahora «es el hombre histórico el enemigo del hombre natural» (Nicol:1972, p. 62) y ante este “nuevo” enemigo que busca unificarlo mediante la tecnología —unificarlo como accesorio de ella— debe alejarse de él para entregarse a la única tarea válida del ser: la felicidad.

Las primeras imágenes de la película ya son sugerentes de lo que vendrá, imágenes que ya forman parte del imaginario social, que se toman como un “así son las cosas”. Quizá ya sea el momento de que muevan la consciencia del individuo y éste dirija su propia campaña fuera del conformismo ante el “tiempo máquina” y el “hombre-borrego”.

Modern Times (1936) sigue representando lo que películas como The Matrix (1999) o In Time (2011) muestran con mayor sens…

In Time

In Time es el nombre de la película escrita y dirigida por Andrew Niccol en la que se nos presenta un mundo donde la moneda de intercambio es el tiempo, un mundo donde los ricos son inmortales, un mundo donde se puede comprar la vida… pero, ¿qué vida?, se preguntará Sylvia Weis, hija del multimillonario Philipe Weis, cuando la trama la lleve a verse desde otra perspectiva.
Niccol retrata al sistema actual y lo cuestiona sin dejar de entregar una película de entretenimiento. Nos dice, en voz de Will Salas, que hemos llegado a esta forma social sin saber cómo y sin tener tiempo para cuestionar las condiciones dadas pues sólo nos ocupamos en sobrevivir. La sentencia “así son las cosas” nos hace creer que nuestro entorno siempre ha sido de esa manera y que no hay forma de cambiar, creemos firmemente que no hay otra posibilidad, nos conformamos a lo dado sin cuestionar la obra del hombre, vivimos dormidos una vida que no es digna de ser vivida; ante tal ilusión renunciamos a lo que Eduardo…