Peleas UFC

Como si el box no fuera suficiente para contactar tu lado salvaje o tu poca preocupación por el ser humano de enfrente (un boxeador frente al otro), hay peleas donde parece que todo se vale.

Miro la pelea pseudo-callejera porque no tengo otra cosa que mirar en una reunión donde no conozco a nadie. En tiempo normal no se aprecian tanto la magnitud de los golpes. Veo la repetición, cámara lenta. ¿Cómo puede un ser humano golpear a su semejante (a un ser vivo) de esa manera y sentirse bien mientras lo hace?

Y hay aquí quien, mientras come, disfruta la escena. Y luego nos preguntamos que por qué estamos como estamos, por qué tanta violencia en el mundo, por qué la gente pasa por encima de sus semejantes.

¿Es la violencia un placer?

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

¿Qué es ser mujer? (una pregunta necia)