Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2012

I morgon

Me he estado acordando de lo que escribía aquí al inicio, vaya que mi mirada ha ido de afuera hacia adentro. De descubrir el mundo que se me presentaba, a descubrir el efecto que todo esto ha tenido en mí.

Ayer tuve un sueño, tan nítido que juraría que realmente lo había vivido. Había, nieve, suéteres y bufandas, árboles de navidad, restaurantes de manteles largos y velas encendidas, café espumoso y espeso, una ventana y sol. Ahí estaba yo mirándolo todo, cómodamente sentada y muy relajada. Alguien me dijo cómo se decía "mañana" en latín y desperté diciendo "i morgon" porque fue lo primero que relacioné con la palabra que había escuchado. Lo primero que hice fue ratificar la palabra en latín: era falsa, "mañana" en latín se dice "cras" y no tenía que ver nada con lo que había escuchado. Al principio me desencanté un poco pero ahorita mismo todo adquiere un nuevo significado: la promesa de mañana. Mañana quizá pueda salir y dejar de ver al mundo…

Viviendo contradicciones

Hoy es un día extraño. Hace frío adentro y afuera. Los centros comerciales están llenos, la gente compra como si fuera hoy su último día. Acaba de pasar un fin de semana de descuentos simulados para elevar la necesidad de compra y la gente, hoy, sigue comprando... y seguirá comprando.

Estoy bien y no quiero que mi "estar bien" cambie. A veces me incomodan los correos con noticias, mensajes políticos, retratos del México que no quiero que exista... pero existe. ¿Y qué hago yo?

No puedo estar si hacer nada, no quiero ir a aventar piedras a San Lázaro, no quiero ir a olvidarme de todo al centro comercial, no quiero prender la tele para no ver nada. Se me congelan las manos. No me puedo contener.

No quiero de México un país dormido, ni violento, ni indiferente, ni reaccionario, ni adornado con discursos, ni amurallado, ni pobre y rico en extremo, ni inseguro, ni conformista, ni egoísta. No quiero diputados sarcásticos, ni cómodamente seguros en un curul por seis años, no quiero…

Como un juego

Estaba tomando el sol mientras esperaba el Pumabus. Con un café en la mano, lo único que me falta a era algún placer mental. Saqué de mi bolsa mi aparatito multifuncional para jugar "bolitas". El sentimiento de placer no tardó en aparecer: calor en las mejillas, sabor de café en la boca y mi mente egoica entretenida en juntar bolitas. Así, pude dedicarme a reflexionar.

¿Saben? Es muy evidente el síndrome de atolondrarse (aquí viene mejor una grosería pero este es un sitio para todo público) cuando hay muchas alternativas o cuando todo pinta bien. Por ejemplo, si entras a un estacionamiento repleto, inmediatamente detectas un lugar y sin pensarlo te estacionas ahí, pero si hay muchos lugares no puedes decidirte por cuál es el mejor –aquí, no, mejor allá–. Cuando estás jugando y te toca una "mala mano" haces lo posible por ganar y hasta te "sabe" más rico, pero si tienes una "buena mano" no falta la mal hora en que la desperdicias y no entiende…

Cada felicidad tiene su precio

Parece ser que no hay felicidad gratis. Lo que llega a tu vida sin esfuerzo, más aún, lo que ha estado siempre contigo, como la vida misma, lo pierdes de vista. No hay valor más grande que aquel que otorgas a aquello que satisface una necesidad y por el cual te has esforzado. Sin embargo, ello no quiere decir que sólo lo que cuesta es lo que vale, simplemente significa que es lo único de lo que fácilmente nos damos cuenta.

Nuestra agonía es causada por la vista puesta en la carencia. La carencia nos motiva, nos hace más fácil decirle sí al cambio. Somos seres insatisfechos buscando consuelo; algunos más activos que otros; muchos, tristemente, paralizados, desilusionados y con la esperanza perdida.

Si tenemos un poco de suerte, nuestro destino conocerá la fortuna y en un beso entre ellos experimentaremos la eternidad y estaremos dispuestos a entregar nuestra libertad.

Aquí sólo un fragmento fugaz de una forma de ser en el mundo

Estoy en la biblioteca, una ajena a lo que estudio sólo porque me da más facilidades funcionales. He salido de clase y mi pensamiento gira en torno al lenguaje como inseparable de la razón.

Sentada sin ostentación posible del inmueble me proporciono un pequeño lujo: música sólo para mis oídos.

De modo, me digo, que aquí -hoy- me puedo considerar como una observadora que piensa y se narra a sí misma fragmentos de historias posibles, sólo posibles porque mis ojos saltan de objeto en objeto y, como observadora, me encuentro a la distancia, completamente desvinculada de ellos. ¿Por qué el pensar, pensarlo, pensarte, me separa de lo otro por vía ontológica y me une por vía epistemológica? Separo mi ser al pensar un algo específico para reintegrarlo en mí como conocimiento. ¡Qué locura!

Y en ese saltar mis ojos se posan en una mosca que, patas arriba, yace desposeída de un devenir del que pueda dar cuenta.

La mosca y yo, tan distintas la una de la otra excepto porque compartimos la mi…

Significados...

... o de cómo viajan mis pensamientos.

Andaba yo muy entusiasmada en baño zen con incienso y todo cuando el sonido del agua me recordó que ya se nos está acabando y la tranquilidad casi se me resquebraja. Inmediatamente hice un ajuste de conciencia evaluando mi actitud ante los recursos no renovables (como si alguno en verdad fuera renovable... en fin) y me puse palomita. Al lector le debo aclarar que soy extremadamente exigente conmigo misma, al extremo de que me caigo gorda de tan fastidiosa.

Casi instantáneamente llegó un aviso de sed tremenda envuelto en mi regla de evitar consumir productos en desechables, como el agua. Así, me acordé de cuando los refrescos venían en botella de vidrio y pesaba muchísimo la bolsa en la que iba por ellos (la bolsa con las botellas dentro, claro... Perdón por el acotamiento pero traigo a Wittgenstein atravesado).

No es que antes se gastara más en transporte de botellas, simplemente seguían su ruta, descargando botellas llenas y llevándose las vací…

Estoy triste

Hoy me he despertado como sí ayer hubiera sucedido algo terrible, como si hubiera llorado muchísimo. Siento tristeza sin razón de la que pueda dar cuenta.

Me levanto con trabajos. No quiero salir de la regadera. No quiero ir a ningún lado pero igual salgo. ¿Qué llegó a su fin ayer que hoy añoro sin saber qué?

Me subo al auto y de pronto lo escucho distinto pero está bien. Algo en el auto también ha cambiado. Me siento cansada. Antes de seguir tomo mi pequeño libro de Jaspers y me dejo sumergir en las particularidades de la existencia, esos detallitos que pasamos por alto por estar tan embebidos en la propia existencia. Me quedo pensando en lo que he leído y me dispongo a entrar a la clase de francés.

En pleno laboratorio, rodeada de computadoras y compañeros, vuelve a emerger la sensación de pérdida. ¿Qué he perdido?

Trato de curarme con lo más poderoso que tengo: música, café, existencialismo y una caminata lenta cobijada por el frío. Pero me apremia el deseo de sacarlo todo de u…

Felizmente no soy tan distintamente única

Indudable es que cada uno de nosotros, cada cosa, cada acto, es absolutamente único y por consiguiente irrepetible. Y esa irrepetibilidad, esa cualidad de ser único, uniqueness, es justamente la que nos hace sentir tan solos.

La soledad duele cuando no nos podemos encontrar en el otros, cuando no podemos identificarnos con algo, cuando no hay espejo en el cual reflejarnos. Y, entonces, nos moldeamos, nos obligamos a entrar en espacios que nunca serán enteramente "nuestros". Nuestro espacio, nuestra casa, la tenemos que construir nosotros mismos y, además, estar dispuestos a abandonarla. Somos en realidad seres nómadas de nuestra propia morada que construimos una y otra vez. La peor aberración en contra de nosotros mismos es querer arraigarnos en una identidad, una idea, una creencia; en desproveeremos de nuestra capacidad de ser.

Y, sin embargo, en medio de la soledad un buen día descubres que todas tus particularidades son compartidas de alguna manera con varios otros, c…

Entre la domesticación y el embrutecimiento

Entre clase y clase, esta semana he tenido que pasar entre puestos de revistas que bloquean como portales embrutecedores las calles en las que ya no se puede transitar libre.

He sido hasta ahora, y al parecer así seguiré, afectable sin filtros a causa de una sensibilidad que me tiene abierta al mundo, tan abierta que por puro instinto de protección tiendo a cerrarme a los otros y me quedo aislada y afectada.

Prefiero de entre todas las posibilidades que se me brindan, aquellas que en suave dosis me permiten ir las asimilando, aquellas que en su alto grado de elaboración esperan pacientes a que las vaya saboreando, como la obra de Borges, como el Ser y la Nada de Sartre y como el enigmático estilo heideggeriano.

En la Facultad de Filosofía, las dosificaciones son fuertes y muy laboradas. Me impactan y al mismo tiempo me dejan suspendida en un éxtasis de deleite que invade mi cuerpo entero y se agolpa en mi corazón; los ojos se me llenan de lágrimas, la respiración va más a fondo y …

Será el existencialismo, será el romanticismo

Qué diablos es esta angustia de la nada, qué diantres esto de no encontrarse. Qué son estas emociones, ¿melancolía? ¿Sobrecogimiento? La razón en estos momentos fracasa, sin duda alguna no estoy viviendo en la mala fe. ¿Es la conciencia que aparece un motivo de regocijo o de retiro?

En el filo de la nada: el recogimiento al campo abierto donde aparece el ser y se expresa sin explicarse.

Hoy no hay narraciones que se descubran así mismas para luego descubrirme yo: individuada, simbólica, urgente de interpretación.

Escucho... nada. Espero la luz.

Atrapada en el mundo de las formas

Decirme "atrapada" ya implica una conciencia, al menos, de la situación y de la posibilidad de no estarlo.

Creo en el ser interior o, por decirlo de otra forma, en mi esencia que me acerca al otro. Las formas, sin embargo, me distancian, inclusive de mí misma, porque a ellas es fácil asignarles un pulgar hacia arriba o un pulgar hacia abajo.

Deseable, indeseable; bueno, malo; exitoso, fracasado; hermoso, horrible; despierto, dormido; iluminado, oscurecido; aquí, allá; yo, él.

Me veo y no me veo. Las formas aparecen y mi ser se oculta, o lo oculto o me olvido de él. Me veo con los ojos que lo clasifican todo porque de ello depende mi veredicto.

Miro al otro y digo "qué persona tan fea" o "qué persona tan tonta" y me duele no poder ver más allá porque lo único que salta a la vista son las formas y no hay tiempo de conocer al ser. Y mi mundo se llena de dummies, de personajes desechables que me estorban, de basura que no logro amar. Estoy atrapada en el…

Encuentros y desencuentros

Hola a todos. Estoy muy contenta de que mi libro de relatos ya se encuentra disponible sin costo en iTunes.

Disfruté mucho hacerlo y espero que también lo disfruten ustedes. Aquí les dejo el link directo:  http://t.co/171h8hST

Compartan la liga, la descarga es gratis.

Necesito escribirlo

Platicando con una amiga... o debiera decir, quejándome con una amiga de que no sé con quién quejarme, me ha sugerido que escriba una carta dirigida a "quien corresponda". Después de un rato, rectificó, —creo que en lugar de una carta deberías de hacer un libro— y se rió.

En realidad no sé con quién estoy molesta, pero lo estoy.

Ya tiene mucho tiempo que mi perrita Meg va y viene en temas de salud. Cuando llegó a mi vida sabía, y precisamente por ello la quise, que Meg era sorda, que ya había sido rechazada por una  familia y que podría ser difícil su carácter. Sabía que un perro requiere cuidados de por vida y le dije sí.

De pequeña mordió de todo, acabó con el pasto de mi jardín y con varias plantas varias veces. Me dolía ver a las plantas muertas y me enfurecía con Meg, mucho más allá de lo que razonable y sanamente debía. Me da pena esa parte de mi vida, mucha pena.

Meg fue a la escuela perruna y después de tres niveles de educación, ella decidió que ya tenía suficiente…

«¿Qué país es éste, Agripina?»

Los hombres y las mujeres que han crecido se han ido porque lo que miran no les gusta y porque la vida es muy corta para intentar cambiar lo que no quiere cambiar. Otros se han hecho a la idea de como están las cosas y nada más se reacomodan de vez en vez para ir capoteando el eterno mal temporal y hasta ir sacando ventaja de donde otros sólo sacan sufrimiento.

Aquí hay quien vive de lo que se mueren otros y además ello es causa de mucho orgullo, porque el que vive bien es más inteligente, más astuto y hasta más espiritual. También están un montón que creen que viven bien cuando no hacen sino sobrevivir y de tanto golpe se resisten a despertar al dolor a viva piel.

Los adormilados rechiflan a quienes intentan despertarlos. Los acomodados se incomodan ante la leve posibilidad de un cambio de su mundo controlado. Los hambrientos a penas tienen fuerza para mantenerse vivos y en la muerte no ven sino esperanza. Aquí hay quien puede y no quiere, y quien quiere y no puede... entonces la vo…

Una partícula subatómica llamada bosón de Higgs

Peter Higgs, físico británico, y un equipo de científicos han desarrollado una teoría en el campo de la mecánica cuántica. En el nivel de la teoría sólo entra en juego la razón humana que hace uso de todo un edificio de proposiciones físico-matemáticas. Con estas construcciones o hipótesis los científicos que se dedican a la investigación de laboratorio (práctica), se dan una idea de lo que pueden o no esperar en el terreno experimental.

El ser humano se cuestiona muchísimas cosas y ese es el punto de partida. Con una pregunta interesante e inteligente, se puede dar inicio a la investigación de toda una vida o de una generación. Una vez que uno tiene una pregunta, el siguiente paso es desarrollar posibles respuestas y sustentarlas con lo que ya se conoce (lo que se ha comprobado en el terreno empírico) y en algunos casos cuestionar lo que ya se conoce, es decir, replantear la forma y el alcance de lo que se conoce. Después, las respuestas se formulan usando formas proposicionales que…

Sincronicidad

El azar no es más que el nombre que se le da a una ley no conocida. El Kybalion
El tema llega a mi recurrentemente. Un libro, sucesos; lo olvido... de pronto ahí está de nueva cuenta, la sincronicidad asomándose a mi vida.

Tengo un deseo, pienso en él mientras medito y al acabar mi celular se enciende mostrándome lo que estoy buscando.Me subo a un camión, me llaman la atención una madre con su hija de una manera peculiar; no es que hablen de algo interesante o estén haciendo algo en particular, ni siquiera visten de modo llamativo pero mis ojos se posan en ellas. Bajo del camión, por tres horas realizo varias actividades. De regreso un camión espera a que fluya el tráfico, me da tiempo de llegar hasta él, verificar a dónde va y subirme. Decido bajarme antes, nunca lo he hecho, se paran dos mujeres y me asombra ver a la madre e hija que tanto me habían llamado la atención; bajamos en el mismo lugar, caminamos hacia la misma dirección.Después de años de no ver a una persona, de vivir en …

Dicen que los ojos...

He oído hablar mucho sobre los ojos, he leído otro tanto, y cada que me encuentro algo sobre ellos, volteo hacia ningún lado y de pensar en tantas cosas más bien parece que no pienso en nada.

Dicen que los ojos de uno son iguales a los de todo el mundo. Yo no he visto tantos ojos y no creo que me alcance la vida para ver algún porcentaje significativo. Dicen que los ojos son iguales tanto como dicen que todos somos iguales, pero creo que se equivocan.

Ojos hay de distintas formas, pero eso no es lo que pienso. No, me fijo en las formas pero aquí adentro no me mueven en lo más mínimo. Miro y quiero que mis ojos vayan más allá de las formas, me pregunto si será pedirles mucho.

Miro, como tú miras, como él mira. Y no vemos lo mismo aunque los ojos sirvan para lo mismo y apuntemos todos en la misma dirección. Pero no pienso en eso, la perspectiva, aunque importante, no me mueve aquí adentro. Nuestros cerebros tienen distinta información y deducen cosas distintas. Y en eso no pienso…

Nuestro Candidato (relato)

Por Flor Coss
Después de 64 años de no ver salida ya llevo 6 de creer que en verdad Nuestro Candidato es un rayito de esperanza, vamos de gane. Al principio yo le decía a mi vieja que ese Político era como todos, que venía al pueblo nomás para agarrar enjundia y hacer promesas (que por prometer uno no se queda pobre), cualquiera de fuera que viene al pueblo sale recontento de que en verdad sí hay alguien más jodido, ¡qué digo alguien si somos un chingo!
A nosotros nos cae muy bien que se den su vueltecita por acá los señores candidatos, es como cuando viene la feria: dejamos de trabajar temprano, descansamos un rato mirando la variedad, echamos porras para levantar el ánimo y lo mejor, nos echamos una torta sin desenfundar un peso. Luego nos dejan bien adornado el pueblo todo lleno de papelitos que aguantan como dos años de aguaceros, polvaredas y meadas de perro (algunos, previsores, ya traen propaganda de plástico para que dure más).
También pasa como en temporada de fútbol, se hac…

¿Quién es el que ve?

El acto de ver va más allá de un evento físico. Ver es una experiencia y las experiencias las tienen las personas.

Dependiendo de las experiencias que haya tenido una persona a lo largo de su vida, dependiendo de las experiencias que esa persona haya seleccionado como significativas y dependiendo de la construcción de su realidad que con ellas haga, será la perspectiva con la que se explicará su siguiente visión.

Nuestra perspectiva dirige la forma en como nos aproximamos al mundo, la forma en como lo explicamos y nuestras elecciones. ¿Cómo podría atreverse alguien a decir que alguien es incorrecto en sus apreciaciones? Digamos que todos estamos correctos por cuanto vemos conforme a lo que conocemos y estamos incorrectos por cuanto somos incapaces de tener acceso completo a lo que estamos viendo. Esta es la principal razón por la cual podemos discurrir y también por la cual los grandes desacuerdos entre perspectivas muy distintas traen disgustos y separación.

El otro me posibilita…

Modern Times

Modern Times. A Story of industry, of individual enterprise —humanity crusading in the pursuit of happiness.
Modern Times, una película escrita, producida, dirigida y actuada por Charlie Chaplin nos deja ver a la especie humana re-configurada por la cultura moderna, donde ahora «es el hombre histórico el enemigo del hombre natural» (Nicol:1972, p. 62) y ante este “nuevo” enemigo que busca unificarlo mediante la tecnología —unificarlo como accesorio de ella— debe alejarse de él para entregarse a la única tarea válida del ser: la felicidad.

Las primeras imágenes de la película ya son sugerentes de lo que vendrá, imágenes que ya forman parte del imaginario social, que se toman como un “así son las cosas”. Quizá ya sea el momento de que muevan la consciencia del individuo y éste dirija su propia campaña fuera del conformismo ante el “tiempo máquina” y el “hombre-borrego”.

Modern Times (1936) sigue representando lo que películas como The Matrix (1999) o In Time (2011) muestran con mayor sens…

In Time

In Time es el nombre de la película escrita y dirigida por Andrew Niccol en la que se nos presenta un mundo donde la moneda de intercambio es el tiempo, un mundo donde los ricos son inmortales, un mundo donde se puede comprar la vida… pero, ¿qué vida?, se preguntará Sylvia Weis, hija del multimillonario Philipe Weis, cuando la trama la lleve a verse desde otra perspectiva.
Niccol retrata al sistema actual y lo cuestiona sin dejar de entregar una película de entretenimiento. Nos dice, en voz de Will Salas, que hemos llegado a esta forma social sin saber cómo y sin tener tiempo para cuestionar las condiciones dadas pues sólo nos ocupamos en sobrevivir. La sentencia “así son las cosas” nos hace creer que nuestro entorno siempre ha sido de esa manera y que no hay forma de cambiar, creemos firmemente que no hay otra posibilidad, nos conformamos a lo dado sin cuestionar la obra del hombre, vivimos dormidos una vida que no es digna de ser vivida; ante tal ilusión renunciamos a lo que Eduardo…

No tengo respuestas

De si este es el mejor de los mundos, de si todo (todo) pasa efectivamente por una razón, de si venimos a este planeta a aprender (y de si hay algo así como otro lugar de donde venimos y a donde vamos), de si la realidad es puramente material... No sé y ni siquiera tengo una creencia al respecto.

Lo que sé es que La Verdad es inaccesible; se me figura como que la supuesta Verdad es un rompecabezas de infinitas piezas y sólo se saben pedazos de las piezas del rompecabezas y de esa cuasi-nada que la humanidad sabe, algunos sienten que su conocimiento (que tiende a cero) es la "neta del planeta" o miran con ojos de lástima a quienes se atreven a preguntar y a dudar.

Sé que todos (absolutamente todos) los seres vivos: mueren. Ayer miraba una película en la que los protagonistas, un hombre y una mujer, se enamoraban y ambos tenían una enfermedad terminal, me pregunto cuál es en realidad la diferencia con una pareja de enamorados sin enfermedad, de todos modos igual se van a mori…

Peleas UFC

Como si el box no fuera suficiente para contactar tu lado salvaje o tu poca preocupación por el ser humano de enfrente (un boxeador frente al otro), hay peleas donde parece que todo se vale.

Miro la pelea pseudo-callejera porque no tengo otra cosa que mirar en una reunión donde no conozco a nadie. En tiempo normal no se aprecian tanto la magnitud de los golpes. Veo la repetición, cámara lenta. ¿Cómo puede un ser humano golpear a su semejante (a un ser vivo) de esa manera y sentirse bien mientras lo hace?

Y hay aquí quien, mientras come, disfruta la escena. Y luego nos preguntamos que por qué estamos como estamos, por qué tanta violencia en el mundo, por qué la gente pasa por encima de sus semejantes.

¿Es la violencia un placer?

Soy humana, soy frágil, soy mortal

Olvídate de lo que has aprendido sobre lo que es el tiempo —alguien dice— y tómalo como el presente, es más, olvídate del presente y enfócate en estar significativamente en presencia. Escúchate respirar, escucha el latido de tu corazón, escúchate. ¿Quién eres? ¿Eres quien respira? ¿Eres quien escucha que respira? ¿Eres quien observa escucharte respirar? Eres presencia. Sólo quien logra observarse logra vivir en paz, vivir en plenitud, vivir con sentido y sin limitaciones creadas por la mente.
Nada sucede afuera de tu presencia, es tu presencia la que da significado armónico. Cuando no te observas el único significado que das es utilitario, instrumental, fugaz. La verdad emerge cuando observas lo que captan tus sentidos sin la carga de los significados instrumentales que les has dado en el pasado.

Como ser humano, encauso el potencial del ser en presencia a mi situación (como quien dirige la luz de una linterna) y elijo. ¿Cuál es el propósito? Ser y estar ahí para disfrutarlo. La expe…

De paso, un cuento

Por Flor Coss

He estado pensando en varios temas, a veces se me antoja escribir, luego se me atraviesa alguna actividad y pierdo el impulso. Hace tiempo que no escribo un cuento.

Podría escribirles la breve historia de la niña del abrigo azul pastel. Regordeta y parchada, no piensa en la vida ni en la muerte, no cree en nada más que lo que le dicen —¿por qué habría de dudar de tu palabra?—, sonríe a todo aquel que voltea a verla, no se preocupa por el futuro y, vaya, ni siquiera se imagina cómo será cuando cumpla un año más. La niña no vende fósforos ni vive esperando milagros, no tiene mascotas ni amigos imaginarios, no hay tragedias que enmendar ni fantasías de espejos para divagar... aunque sí le gustan los espejos, no para verse específicamente sino para crear infinitos sin preguntarse si ellos son posibles. En su abrigo guarda una llave que no abre ni cierra nada pero que tiene las formas redondeadas de un trébol. En su memoria sólo habitan olores que forman flores de caleidosco…