Ir al contenido principal

Síndrome de Asperger

No sé como empezar a escribir esto. En Wikipedia pueden encontrar gran detalle de lo que hasta ahora se cerca con tal nombre: síndrome de Asperger. De modo que no pretendo copiar lo que apenas se entiende (el estudio data de 1981, el reconocimiento internacional de dicho síndrome apenas es de 1990).

Hace poco escribí sobre los introvertidos pues reconocí en mí varios de los mitos alrededor de este tipo de personas. Ayer, en una reunión con antiguos amigos, alguien se puso a hablar de su hijo y por un momento el mundo se detuvo, por un momento alguien estaba hablando de mí. No seguí por mucho tiempo la conversación, yo ya estaba indagando dentro de mí, ya me preguntaba si en verdad tal síndrome aplicaría a mi caso. Soy un caso. La velada transcurrió y nuevamente salía de mi boca "es que no se me da hablar de lo que pasa; si me preguntan cómo me va, simplemente digo bien y no se me ocurre qué más decir" (sí, lo tuve que decir aunque ya habíamos oído hablar sobre una persona que le pasa lo mismo que a mí, aunque explícitamente había dicho que eso me pasaba a mí). En fin.

Hoy, al despertarme busqué sobre el síndrome. Realmente esperaba que no fuera mi caso. Pero fue. Es...

Mientras leía y palomeaba las características de una persona con el síndrome para luego sacar en qué porcentaje lo cubría, aparecí ahí con mis rasgos más distintivos. Me puse a llorar. Parece que ahora puedo explicar cómo soy mucho más fácil: "Ah, lo que pasa es que tengo el síndrome de Asperger", aunque qué importa, eso no va a cambiar en nada ni cómo percibo al mundo ni cómo me perciben. Lo único que ha cambiado es que ahora sé que lo que me pasa tiene un nombre y sé que es incurable ¿cómo se puede curar uno de ser quien se es?

Para quienes me conozcan les puedo decir ahora que NO puedo corregir la manera en la que soy:

  • Es REALMENTE difícil para mí seguir una conversación ligera. Las reuniones sociales y sobre todo con gente que no conozco son como exámenes doctorales.
  • Me resulta IMPOSIBLE leer entre líneas.
  • Siempre busco actuar de una manera que tenga sentido, de una manera racional. Esto puede parecerles como un búsqueda de perfección o rigidez. Y me tardo mucho en tomar una decisión personal que sea de trascendencia.
  • Recuerdo detalles que otros no. Y no tengo idea de cómo es que los recuerdo. Suelo decir que mi cerebro trabaja de manera misteriosa (y sí).
  • No entiendo los "mensajes", las "señales", el lenguaje corporal y me confundo horrores cuando la gente dice una cosa y hace otra o cuando "bromean". Y no me va a dejar de pasar.
  • Lo anterior explica que soy crédula. Esto es lindo porque pese a todo sigo creyendo en la humanidad, aún cuando me sienta en el planeta incorrecto (jaja, esto se lo dije a mi mamá apenas unos días atrás).
  • Me siento sola.
  • Soy mil veces mejor escribiendo que hablando con la gente.
  • Valoro por sobre todo la fidelidad y la sinceridad. Soy fiel y sincera (trasparente) y me parte mi mundo en "cuadritos irregulares" cuando alguien no lo es, sobre todo si está en mi círculo cercano. Me despedazan. Atención (y esto va para todos, le harían un gran favor a la humanidad): es mejor cerrar la boca si no sienten algo y/o no están dispuestos a responsabilizarse de lo que dicen.
  • No es que le busque "chichis a las hormigas", simplemente me gusta buscar información pues me tranquiliza cuando logro encontrarle un lugar en mi framework.
  • Si una pregunta no tiene sentido o se puede contestar de mil formas, me trabo. Así que hay test de psicología que no sé como contestar (antes solía contestar a casi todo: depende).
Hay más, pero no los aburro. Está todo en internet... aunque sí hay algo más que quiero decirles: a veces encontramos personas que no entendemos o que se comportan raro o que nos desesperan porque parecen no entender, lo cierto es que todos somos en un grado distintos, la diversidad enriquece la sociedad. Lo más estúpido es esperar que todos se comporten como uno. Si quieres que te vean, ve. Si quieres que te escuchen, escucha. Si quieres que te amen, ama. Tolerancia, respeto, paz.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…