Ir al contenido principal

La canción más hermosa del mundo


No sabía que la primavera duraba un segundo,

Yo quería escribir la canción más hermosa del mundo.
[...]
De las lágrimas para llorar cuando valga la pena,

De la página encinta en el vientre de un bloc trotamundos,

De la gota de tinta en el himno de los iracundos.
Yo quería escribir la canción más hermosa del mundo.
Joaquín Sabina

En los tiempos que solía coleccionar con impulso insaciable motivos para seguir siendo lo que no conseguía ser, salí a la búsqueda de I Sogni a donde quiera que los sueños guardados estuvieran, corrí medio maratón como símbolo de mi afán de correr por la vida, publiqué un relato declarando mi posición de estar en la ruta y otro más en el que entretejí mis rancios temores, decidí que como fuera escribiría con tinta roja y negra La canción más hermosa del mundo.

En el medio de entonces a esta fecha fui sacando los nudos de mi alma y me cansé de que el invierno durara más que la primavera, Kipling se me adelantó con El mejor relato del mundo y sin embargo no entendía qué era eso de lo inefable. La ilusión está ahí desdibujándose, ¿cómo vivir en pos de nada que no sea la vida misma?

No sé si alguien alguna vez sea capaz de escribir La canción más hermosa del mundo como Borges escribió El Aleph. No sé si alguien se anime a vivir su vida como La canción más hermosa del mundo y hacer de ella el tesoro que no pueda ser contenido en biblioteca alguna.

Quise escribir una novela y Sabina lo intentó con una canción, pero no es mas que una ilusión incontenible como lo es el ser mismo. Como sea, duele. Esta canción me está doliendo, pero ya casi no me importa que no sea la más hermosa para ti pues soy ambiciosa y lo que busco es que sea hermosa para mí (hermosos sueños inefables).

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…