Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

Consumo del ser

El ser humano ha abdicado ante sus propias creaciones: sus productos de consumo; el hombre se deja formar por ellos sin darse cuenta, se acostumbra a ellos, se adapta a sus adquisiciones y hasta desarrolla apego; el hombre es conforme a lo que tiene porque si no se tiene nada no se es. Parece que el hombre rechaza ser único e irrepetible y prefiere definirse a través de productos estandarizados, compartir necesidades estandarizadas, desear de forma estándar ¿para qué preguntarse qué se quiere si la respuesta está perfectamente documentada en revistas, comerciales de radio y TV, mainstreams, etc.? ¿Por qué estar satisfecho con el propio “césped” si el del vecino siempre es más verde? El ser humano se evita la penosa tarea de conocerse pero, en cambio, se entrega por completo a la labor de coleccionar objetos como si se recuperara así mismo y aún a sabiendas de que la satisfacción nunca llegará.

Decimos que somos únicos pero no aceptamos que el otro sea distinto, nos sentimos más cómod…

Parálisis del sueño

Desde los 15 años de edad empecé a tener la experiencia que ahora sé que se llama parálisis del sueño. La primera vez ocurrió mientras estaba teniendo un sueño a mitad de la noche, en mi sueño estaba subiendo a un camión cuando empecé a sentir miles de agujas que se encajaban en la parte superior de mi cabeza, la sensación hizo que me saliera del sueño y fuera consciente de que no me podía mover ni hablar; entre más intentaba moverme, más resistencia sentía, con el tiempo pude darme cuenta que la mejor forma para salir de ese estado es concentrarse en la respiración, inhalar y exhalar muy despacio. La salida del estado de parálisis es como si volvieras a dormirte por segundos y volvieras a despertarte ya de manera normal. Lo mejor que se puede hacer después de que sucede es despertarse por completo y permanecer en estado de alerta por cinco o diez minutos con la respiración pausada y profunda, de esta manera no vuelve a suceder.

Como no tenía esta información antes, todo lo aprendí d…

Existencialismo

El ser y el tiempo; el tiempo, los números; el ser y la nada; la nada, el cero y el infinito. De entre el más profundo cuestionamiento de la existencia, de la nada, del destiempo, surge arte... así Clarice Lispector:

"Hoy es un día de nada. Hoy es hora cero. ¿Existe por casualidad un número que no sea nada? ¿Qué es menos que cero? ¿Qué comienza en lo que nunca ha comenzado porque siempre era?, y ¿era antes de siempre? Me adhiero a esa ausencia vital y rejuvenezco por entero, al mismo tiempo contenido y total. Redondo sin principio ni fin, soy el punto antes del cero y del punto final. Camino sin parar del cero al infinito. Pero al mismo tiempo todo es fugaz. Siempre fui e inmediatamente dejaba de ser."
El ser es un constante devenir, indefinible porque nunca deja de ser, es un proyecto constante que nace antes de contar su tiempo, se va perdiendo al mismo tiempo que va siendo para finalmente sucumbir en el no-tiempo, la nada, lo absoluto, lo inefable... el ser es el alfa y e…

Las 100 canciones que me da por escuchar ahora

Integridad interior

"Lord, I've been trying Trying to keep myself from crying And it gets hard, there's no use denying There's been some nights when I did a little lying" Richard Ashcroft

Hacía tiempo ya que no mencionaba a Stig Dagerman, tiempo ya que no traía a mí el recuerdo de sus palabras cargadas de dudas y que tanto me han movido por el eco que hacen ellas en mis propias dudas.

En todo este tiempo sin mencionar a Dagerman esperaba que en algún momento dejaran de tener que ver algo conmigo. Vaya, es mucho más reconfortante decir creo como creyente, pienso como racionalista, siento como artista, rechazo como escéptico,... no hay una posición en donde me sienta lo suficiente cómoda para quedarme. A veces estoy cargada de esperanza, otras veces no puedo sino ser pesimista. Veo con claridad el daño que traen las creencias asumidas como verdades absolutas y no puedo sino sumarme a quienes ven en la autenticidad y la voluntad la plenitud del ser humano; no puedo cerrar los ojos al autor…