Ir al contenido principal

Relájate

"Relájate", buena idea.

Vas en el Metrobus, es hora pico, apenas cabe alguien más. Sientes las gotas de sudor escurrir por la espalda, son las ocho de la mañana y ya vas a llegar con cansancio. Miras en cada estación la gente que no podrá subir. "Relájate".

Vas en tu auto, la calle cambia de tres a dos a un carril. Alguien con menos fortuna que tú ha chocado y los coches se acumulan en la calle como chochitos atorados en un popote. En un trayecto de diez minutos llevas más de una hora. "Relájate".

Vas caminando por la banqueta que por partes es invadida por coches, debes bajarte por momentos a la calle. Un pesero pasa sin importarle que no puedes subirte a la banqueta, lo mismo sucede con un BMW negro minutos después. Parece que los peatones fueran menos humanos que los conductores. Mejor te apuras, no te vaya a llover y llegues con los zapatos inservibles y una humedad de la que no te podrás deshacer. "Relájate"

Guías el tráfico, te han ordenado que calle tiene preferencia. Obedeces. Pides que se paren, tocan el claxon con dedicatoria, te gritan, te ignoran y sólo tienes un silbato y tu actitud para usarla con ellos. Una mujer te avienta el automóvil sin importarle el anuncio que dice "Respete a la autoridad". "Relájate".

Algunos en la ciudad ya están acostumbrados, adormecidos ante las agresiones de todos los días. Adormecerse o estallar... esto en ningún caso es algo parecido a la relajación. Tal vez si todos se relajaran a la de tres, sería más fácil permanecer así: despierto y relajado.

Estar relajado y vivir en una montaña parece algo difícil pero lograble. Estar relajado y vivir en la Ciudad de México (en la ciudad de los de "a pie", de los que su vida está en función de los horarios de oficina) parece un desafío hasta para el más avanzado practicante de la relajación.

La Ciudad de México ofrece a quienes quieran hacer voluntariado para hacer del mundo un lugar agradable para TODOS, el mejor lugar para practicar. ¿Será posible lograr que los habitantes de una ciudad como ésta cuiden su alimentación, su crecimiento intelectual, su desarrollo emocional y su apertura espiritual? ¿Será posible que un día TODOS podamos hacer al menos 20 min. de meditación, 30 min. de ejercicio, dormir 8 horas diarias, compartir con la familia, dedicar 1 hora a la lectura... DIARIAMENTE?

Por lo pronto parece buena idea empezar con esto: "Relájate".

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…