Ir al contenido principal

Relájate

"Relájate", buena idea.

Vas en el Metrobus, es hora pico, apenas cabe alguien más. Sientes las gotas de sudor escurrir por la espalda, son las ocho de la mañana y ya vas a llegar con cansancio. Miras en cada estación la gente que no podrá subir. "Relájate".

Vas en tu auto, la calle cambia de tres a dos a un carril. Alguien con menos fortuna que tú ha chocado y los coches se acumulan en la calle como chochitos atorados en un popote. En un trayecto de diez minutos llevas más de una hora. "Relájate".

Vas caminando por la banqueta que por partes es invadida por coches, debes bajarte por momentos a la calle. Un pesero pasa sin importarle que no puedes subirte a la banqueta, lo mismo sucede con un BMW negro minutos después. Parece que los peatones fueran menos humanos que los conductores. Mejor te apuras, no te vaya a llover y llegues con los zapatos inservibles y una humedad de la que no te podrás deshacer. "Relájate"

Guías el tráfico, te han ordenado que calle tiene preferencia. Obedeces. Pides que se paren, tocan el claxon con dedicatoria, te gritan, te ignoran y sólo tienes un silbato y tu actitud para usarla con ellos. Una mujer te avienta el automóvil sin importarle el anuncio que dice "Respete a la autoridad". "Relájate".

Algunos en la ciudad ya están acostumbrados, adormecidos ante las agresiones de todos los días. Adormecerse o estallar... esto en ningún caso es algo parecido a la relajación. Tal vez si todos se relajaran a la de tres, sería más fácil permanecer así: despierto y relajado.

Estar relajado y vivir en una montaña parece algo difícil pero lograble. Estar relajado y vivir en la Ciudad de México (en la ciudad de los de "a pie", de los que su vida está en función de los horarios de oficina) parece un desafío hasta para el más avanzado practicante de la relajación.

La Ciudad de México ofrece a quienes quieran hacer voluntariado para hacer del mundo un lugar agradable para TODOS, el mejor lugar para practicar. ¿Será posible lograr que los habitantes de una ciudad como ésta cuiden su alimentación, su crecimiento intelectual, su desarrollo emocional y su apertura espiritual? ¿Será posible que un día TODOS podamos hacer al menos 20 min. de meditación, 30 min. de ejercicio, dormir 8 horas diarias, compartir con la familia, dedicar 1 hora a la lectura... DIARIAMENTE?

Por lo pronto parece buena idea empezar con esto: "Relájate".

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…