Ir al contenido principal

¿Qué hay cuando no hay amor?

Mi papá me escribió una vez que no era feliz porque no amaba lo que era, lo que hacía y lo que tenía. Tan pronto lo leí pensé que tenía razón; aunque no lo entendía completamente porque no encontraba como sí amar. Tan sólo pensaba: seguramente tiene razón. Transcribí sus palabras a una nota en mi computadora, años más tarde lo volví a escribir y lo pegué en la pared de mi recámara. Lo he leído varias veces; cuando me despierto con la cabeza mirando hacia la ventana es lo primero que veo.

Hoy prendí la televisión mientras comía. Una película de músicos estaba terminando. Decían entre los diálogos que uno es lo que es (músico) y que hacer música es lo único que realmente importa; decían que hay esferas que tocan a la música: la educación, la industria, la familia... y que siempre se deben tomar decisiones y en todas ellas lo que en realidad importa es amar lo que eres, que eso hace toda la diferencia. Amar lo que eres le da sentido a todo cuanto experimentas, a tus alegrías y decepciones; amar lo que eres te proporciona el fino hilo al final del cual se encuentra la esencia de todo cuanto te sostiene.

Entonces me pregunté cómo es cuando uno no ama. Pensé en la alegría y supe que con ella se encuentra el amor, pensé en la valentía y también con ella encontré al amor. Entonces me dije que el amor no es antagónico de nada como tampoco lo es la luz... no hay opuestos para ellos. El amor ilumina, la luz te permite ver. Cuando te iluminas finalmente puedes ver lo que hay y comprenderlo con amor. Creo que mi papá intentaba decirme que viera con claridad lo que soy pues ello produce lo que hago, el exterior (lo que se tiene) es producto de lo que se ha hecho y cuando uno lo ve con ojos de amor no se puede calificar, sólo apreciar. El amor está libre de juicios, el amor disuelve el ego.

¿Qué hay cuando no hay amor? Lo mismo que hay cuando si hay amor, sólo que no lo vemos.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…