Ir al contenido principal

Descubriendo tu verdadera naturaleza

“El mejor lugar para encontrar una mano amiga es al final de tu propio brazo.”
Proverbio Sueco

Como varios que se autodenominan perpetuos buscadores; he buscado respeto, la sensación de sentirme amada y mi propio valor afuera de mí (ja, ja, ja, desde luego que el peor lugar para buscar algo es donde no está).

Bueno, pero aquellos que, como yo, necesitan experimentar algunas búsquedas fallidas para finalmente entender que "algo" no les está funcionando les dejo está reflexión: quizá no nos hemos hecho las preguntas adecuadas, quizá usamos demasiado la palabra "buscar" y muy poco la palabra "encontrar".

La pregunta: "¿qué hace cantar a tu corazón?" puede ser abrumadora. ¿La puedes contestar? Eso que hace cantar a tu corazón ES tu verdadera naturaleza. Ir en contra de tu naturaleza no hará más que hacerte vivir sin alegría y, ¿quién en su sano juicio quiere eso?

Antes de ir a preguntarle a alguien sobre lo que considera que pueda hacer cantar a tu corazón, intenta responder estas preguntas:

1. ¿Qué pasaría si no hubiera nada que arreglar en mí? ¿Qué pasaría si no hubiera necesidad de cambiar nada de mí? ¿Qué pasaría si fuera perfecto(a) tal y como soy? Todo camino empieza desde donde estás, no desde donde te gustaría estar.

2. ¿Qué tal si no tuviera que castigarme para aprender la lección? Los hechos no son buenos ni malos por sí mismos, la calificación la otorga nuestra percepción, así que puedes elegir aprender a través de la comprensión amorosa de lo que impulsa a tus acciones.

3. ¿Qué tal si no tuviera que disculparme por ser quien soy? No tienes que disculparte cuando no has ofendido a alguien, si no te gustan los chayotes no tienes que disculparte por no comértelos (y ciertamente no tienes por qué comértelos). Amar es aceptarse tal cual uno es. Empieza por no ofenderte a ti mismo(a).

4. ¿Qué tal si todo lo que he necesitado está ya aquí? No necesitas buscar, todo se encuentra dentro de ti ahora mismo: quien respira dentro de ti, quien vive en tu corazón es más que suficiente. Cuando experimentas, cualquier cosa, completamente, la conviertes en dicha (tu estado natural).

5. ¿Qué tal si no tengo que saberlo todo? No hay necesidad de analizar, procesar, discutir, contestar, etc. todo y mientras tanto perderte de la diversión. Desconecta el miedo de perder el control. Reconoce que la Gracia fluye en tu vida.

6. ¿Qué tal si lo que necesito está sucediendo ahora mismo? Todo lo que resistes, persiste. La resistencia es la mejor manera de bloquear el flujo de la vida. Para mí, la actitud zen significa fluir en consciencia, aprender a tomar la ola, dejar de oponerte a tu contrario y mejor hacerlo tu aliado. Además, tu esencia es dinámica (se mueve, cambia) ¿para qué forzarte hacia una meta fija?

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…