Ir al contenido principal

Tiempo de ser feliz

Nacemos una sola vez y dos no nos es dado nacer y es preciso que la eternidad no nos acompañe ya. Pero tú, que no eres dueño del día de mañana, retrasas tu felicidad y, mientras tanto, la vida se va perdiendo lentamente por ese retraso, y todos y cada uno de nosotros, aunque por nuestras ocupaciones no tengamos tiempo para ello, morimos.
Epicuro.

La filosofía nos muestra maneras de vivir, modos de obrar y técnicas de existencia. Conocer pensamientos filosóficos nos lleva, dice Onfray, a "poner en tela de juicio la propia vida", de modo que, si tenemos las riendas de nuestra propia vida, podamos conducirnos oportunamente por donde estamos llamados a vivir, en lugar de permanecer en un mundo ilusorio donde se tiene la clara sensación de no pertenencia. Conocerse a sí mismo sigue siendo una máxima pues es la llave que da acceso a la vida verdadera, que no es otra sino la vida de uno, no la que dicen que se debe tener; es estar en paz con uno mismo, reencontrarse con la sustancia única que lo constituye. Tres doctrinas: el cinismo, el estoicismo y el epicureísmo, han buscado develar la propia naturaleza del sujeto y han hablado de la felicidad como objeto y fin; veinticuatro siglos después, el hombre común aún busca a la felicidad como quien busca el paraíso perdido.

Schopenhauer nos dice que los estoicos comprendieron “que la privación y el sufrimiento no provienen directamente del no-tener, sino del querer-tener y no tenerlo”; el sufrimiento es autodestrucción; es un apego de cualquier tipo, ya sea un objeto físico o un objeto mental, en el cual se basa el sentido de la existencia; es dolor prolongado por una voluntad condicionada.

El cinismo filosófico propone un alegre saber insolente, Diógenes creía que podía proponer a los hombres un camino que los condujera a la felicidad, haciendo caer las máscaras de la hipocresía, transmutando los valores de todos por los valores de uno, no por el placer de ir en contra de lo establecido sino por no permitir conformarse con lo que está dado.

La felicidad es el buen transcurrir de la vida, es aprender a seguir el flujo, aprender a montarse a la ola en lugar de enfrentársele, es dejar de oponerse a su natural transcurso, es vivir coherentemente con lo que se es y lo que se hace, es estar centrado, es vivir en unidad con uno mismo; todo ello comienza con aceptar lo que uno es, es vivir a partir de donde uno está y no donde uno quisiera estar. La felicidad es el acto de la voluntad de aceptar la existencia como lúcida y alegre.

El placer es de naturaleza afín a la nuestra, no así el dolor que es pasajero. ¿Por qué pensar exactamente lo contrario? Las creencias dirigen nuestras acciones, debemos abandonar cualquier creencia, por más arraigada que esté, cuando existan buenas razones para hacerlo. La felicidad es una buena razón.

Hemos procurado la seguridad como una forma de salvarnos, de dormir sin sueño, cuando quizá el camino sea buscar nuevos grados de inseguridad: no salvarse ni reservar en el mundo sólo un rincón tranquilo, diría el buen Benedetti.

Cínicos, estoicos y epicúreos nos invitan a dejar de esperar a que suceda algo, a dejar de buscar afuera y, en cambio: asumirse, despertar el anhelo de plenitud de ser, contestar al anhelo del propio ser de experienciar su naturaleza —como un acto de estar total y completamente presente, abierto a las posibilidades y entregado aquí y ahora al acto—.

La sencillez de la fórmula de ser feliz como una decisión de experienciar el propio camino hace que sospechemos de ella y busquemos fórmulas que ponen a la felicidad como una meta utópica. La decisión es propia, sólo digo que ya es tiempo.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…