Ir al contenido principal

Es lunes (cuento)

Por Flor Coss

A veces el mundo duele, y duele tanto que lo mejor es dejar que pase el tiempo tratando de hacer el menor ruido posible. Atender el puesto; despachar dos, tres, los que sean, tacos; picar cebolla, partir limones; hacer como que se hace algo sin estar; recoger desperdicios (de los que sí se pueden recoger), limpiar platos, mirar el cazo y ver cuánto falta por vender. A veces uno está tan seguro que la vida no tiene ningún propósito, que mirar a la gente que viene a comprar al mercado le hace a uno sentirse como espectador de la película más irónica jamás ideada.

Vivir duele; no vivir, quién sabe... dicen que no... ojalá. Uno tiene planes: estudia, se hace uno de un buen trabajo, se casa, tiene hijos y, en lugar de tener una linda casa con olor a comida recién hecha saliendo de la cocina, con cuartos ocupados de risas y esperanzas, con cosillas menores como rodillas raspadas, tareas no cumplidas y pesadillas nocturnas, uno acaba solo a mitad del mercado de los lunes saludando a conocidos desconocidos.

La gente alrededor se va muriendo de a poco, a veces se van dos o tres en fila, uno dice “es lo mejor que pudo pasar” y a cambio recibo miradas de desprecio, vaya, hasta he sido enjuiciado como insensible-muerto-en-vida por una devota religiosa que puede aventarse un rosario mientras mata moscas y amonesta a los niños con la mirada. Insensible, me gustaría serlo y así buscar trabajo y casarme y tener hijos y tomar cerveza y mirar los partidos perpetuos de fútbol y jugar al dominó y hablar sólo de lo mal que lleva la oficina el jefe. Sí, me gustaría ser insensible y recuperar la esperanza.

La gente en el mercado camina sin mirar, parecen perdidos, compran la fruta más barata y regatean con el carnicero para luego ir por alguna película, algún disco, alguna nieve con chile, alguna vela milagrosa. Luego se preguntan por qué tienen anemia... Si se pudiera saber, de un pichanzo, la “anemia” que tienen en el cerebro y en las emociones, la Secretaría de Salud podría declarar emergencia nacional. Pero qué cosas digo, ¿quién quiere despertar al dolor?

Pero hoy es lunes (como pudiera ser cualquier otro día). Dicen que los lunes bajan los ángeles del cielo para cuidar de los desalmados; quizá hoy vengan por mí y me pongan a dormir.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…