Ir al contenido principal

Es lunes (cuento)

Por Flor Coss

A veces el mundo duele, y duele tanto que lo mejor es dejar que pase el tiempo tratando de hacer el menor ruido posible. Atender el puesto; despachar dos, tres, los que sean, tacos; picar cebolla, partir limones; hacer como que se hace algo sin estar; recoger desperdicios (de los que sí se pueden recoger), limpiar platos, mirar el cazo y ver cuánto falta por vender. A veces uno está tan seguro que la vida no tiene ningún propósito, que mirar a la gente que viene a comprar al mercado le hace a uno sentirse como espectador de la película más irónica jamás ideada.

Vivir duele; no vivir, quién sabe... dicen que no... ojalá. Uno tiene planes: estudia, se hace uno de un buen trabajo, se casa, tiene hijos y, en lugar de tener una linda casa con olor a comida recién hecha saliendo de la cocina, con cuartos ocupados de risas y esperanzas, con cosillas menores como rodillas raspadas, tareas no cumplidas y pesadillas nocturnas, uno acaba solo a mitad del mercado de los lunes saludando a conocidos desconocidos.

La gente alrededor se va muriendo de a poco, a veces se van dos o tres en fila, uno dice “es lo mejor que pudo pasar” y a cambio recibo miradas de desprecio, vaya, hasta he sido enjuiciado como insensible-muerto-en-vida por una devota religiosa que puede aventarse un rosario mientras mata moscas y amonesta a los niños con la mirada. Insensible, me gustaría serlo y así buscar trabajo y casarme y tener hijos y tomar cerveza y mirar los partidos perpetuos de fútbol y jugar al dominó y hablar sólo de lo mal que lleva la oficina el jefe. Sí, me gustaría ser insensible y recuperar la esperanza.

La gente en el mercado camina sin mirar, parecen perdidos, compran la fruta más barata y regatean con el carnicero para luego ir por alguna película, algún disco, alguna nieve con chile, alguna vela milagrosa. Luego se preguntan por qué tienen anemia... Si se pudiera saber, de un pichanzo, la “anemia” que tienen en el cerebro y en las emociones, la Secretaría de Salud podría declarar emergencia nacional. Pero qué cosas digo, ¿quién quiere despertar al dolor?

Pero hoy es lunes (como pudiera ser cualquier otro día). Dicen que los lunes bajan los ángeles del cielo para cuidar de los desalmados; quizá hoy vengan por mí y me pongan a dormir.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…