Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2011

Mmm (pensando)

La eternidad se alcanza siguiendo el camino misterioso que va hacia nuestro interior; la eternidad, si no está ahí, no está en ninguna parte pues ella es todas las posibilidades.
Las distintas corrientes de pensamiento me llevan de un lado a otro, inmersa en ellas no puedo sino darles la razón a cada una. Sin embargo, hay ideas en esas corrientes de pensamiento que me sobrecogen, que me dejan en una especie de éxtasis momentáneo que borra inmediatamente mis angustias y temores. Esos descubrimientos que no alcanzo al comprender del todo, que aún no les encuentro su lugar en mi propio marco de referencia, son ampliamente conocidos por alguna parte en mí y que no es mi razón. ¿Por qué me parece que me descubro en textos de las más diversas épocas? ¿Por qué, entonces, olvido una y otra vez lo que al parecer alguna parte de mí sabe?

Pero, ¿quién sabe? ¿En dónde reside el saber, la certeza, el conocimiento a priori?

Así, sin entrar en tecnicismos: dime en dónde radica "eso" que s…

Follow the lider

Hace poco vi una película sobre Antonio de Padua, un poco mala, que me hizo preguntarme si era posible que un poblado cambiara su forma de ver las cosas simplemente por escuchar al fraile originario de Lisboa. Si sólo me quedo con esta idea de "iluminación" que hace ir a todos por el camino del bien gracias a las palabras de un santo, termino por no creer nada y reirme de lo cursi que suena. Pero si antes de eso, me pongo a pensar en Hitler y su capacidad de mover más que un poblado con sus dotes de orador, la cosa cambia... Nadie piensa en Hitler como un santo ni a los nazis como iluminados simplemente por una categorización de lo bueno y lo malo.

De modo que sí, que se pueden mover masas haciendo uso de la retórica. Es más fácil mover a una masa que a un grupo de individuos con mente propia, digo, con capacidad de razonamiento y conocimiento de sí mismos. Las masas seguirán siendo seguidores con miedo a tomar su propio camino, perezosos y niños mentales que buscan a un pad…

Why?

Recuerdo hace algún tiempo haber asistido a un espectáculo en Las Vegas. De entre las múltiples cosas en las que se puede perder un visitante de semejante ciudad, yo escogí, cuidadosa, perderme en lo inexplicable de lo absurdo: why?

El espectáculo, impresionante, no logró cautivarme tanto como el gesto de incredulidad y falta de entendimiento de un mimo cuando veía a los acróbatas someterse a acciones dolorosas: why?

¿Qué motiva a los hombres a ejecutar acciones absurdas? Uno puede compartir con amigos, sentarse en cualquier lugar a tomar el sol, dedicarse a escuchar a las aves después de la lluvia de la tarde, complacerse con lo maravilloso que es respirar; uno podría decidir experimentar la vida a través del placer y sin embargo, ay Dios, sin embargo lo único que hace uno es crearse problemas y ponerse mil razones para no estar bien. Why?

¿Cuántos pensadores no han perdido la cordura al contemplar actos desproporcionados, deshumanizantes? ¿Cuántos han buscado el sentido de la vida …

Nada es casualidad

Todas y cada una de las acciones de tu vida te han llevado a donde estás el día de hoy, cada acción (externa o interna) es un ladrillo más en la edificación de tu vida. No has llegado al día de hoy por casualidad, nada ha pasado de manera repentina.

El día de hoy puede ser perfectamente rastreado en tu pasado, así que ¿en dónde quieres estar mañana? Si siempre buscas resolverlo todo tú solo, construirás la prueba máxima en tu soledad. ¿Para qué llevarte al extremo? Busca el balance en tu vida, la fórmula que sólo aplica para ti.

Ese brillo en tu mirada

Ese brillo en tu mirada, te han dicho, te descubre transparente... buena. Te miras al espejo y te preguntas si en verdad has sido buena, si en efecto esa es la causa del brillo que asombra. Sabes que no eres buena, ¿quién es bueno en este planeta? Todos tenemos sombras pero sólo algunos las muestran en sus ojos, ¿por qué?

Miras a tus conocidos, buscas el brillo en los ojos de quienes crees son buenos. No lo encuentras. Miras a otros, algunos de ellos perdidos, sufrientes, incapaces, irresponsables; su mirada es transparente, nítida: ahí está el destello. ¿De dónde tal luz? ¿Qué la provoca?

Ayer fuiste mala, alguien te dijo que eras el diablo, una terrorista y una oportunista sólo por quererte y cuidarte. Fuiste al espejo y te miraste a los ojos que para tu sorpresa brillaban mucho más. Quizá, pensaste, toda esta luz no es otra cosa que el amor que a mí me tengo.