Ir al contenido principal

¿Una pregunta estúpida?

A propósito del mes del amor (jaja) se me ocurre preguntar: ¿Por qué diablos alguien tiene la osadía de preguntar "¿Me amas?"? Esta pregunta con apenas dos palabras es tan osada como la otra de: "¿Qué piensas?"

Porque se necesita ser muy osado para escuchar la respuesta, en el supuesto caso que le contesten con toda la honestidad; o se necesita ser... ingenuo, por no decir estúpido, si en verdad cree que lo que le contesten empata con la realidad del que contesta.

De cualquier forma, ¿qué importa lo que contesten? Las palabras son lo de menos cuando los hechos hablan por sí solos.

Ahora, ¿qué "debería" contestar quien recibe tremenda pregunta? Si es sincero, muy pocas veces podría contestar "Sí, te amo" pues tendría que estar en el modo de amoroso, me explico: si el interrogado está viendo la televisión seguramente en el momento que le preguntan NO siente amor; si se acaba de enojar, mucho menos... toda respuesta se situaría en una conclusión basada en experiencias pasadas o lo que es peor, en una suerte de balance contable.

Me parece que el amor es una decisión diaria que dispara acciones con intensión y es una decisión individual, un camino que recorre solo aún cuando el sujeto (ojo con la palabra) de nuestro amor también decida amarnos y para ello recorra su propio camino. Las acciones no son mas que puentes que se tienden entre esos dos caminos. El camino se llama proyecto de vida y es tan importante como la atracción física, la compatibilidad emocional y mental.

Que cada quien se haga responsable de su amor y obre en consecuencia... Si el camino del otro está muy lejos para tender un puente, quizá es momento de decir adios (o hasta luego) a la relación.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…