Ir al contenido principal

Filósofos desempleados

En una librería me hallé una cajita con un montón de monitos etiquetados como "unemployed philosophers" y no sabía si reírme o ponerme a llorar. La cosa no es tan simple.

En la universidad no falta el maestro que se siente sólo "estudiante de filosofía" porque, dicen, ser filósofo es hacer filosofía... Yo creo que un filósofo lleva la vocación en la sangre y en la escuela no hace mas que refinarse, expandirse. Esos maestros igualmente andan con la idea de que, al menos en México, no hay empleos de filósofos y que incluso en las ferias de empleo se niegan a recibir CVs de filósofos. Luego, su posición frente al mundo es francamente dolorosa y contagiosa (y en cierto modo verdadera porque hay cierta tendencia a escribir filosofía para filósofos).

Afortunadamente hay maestros que motivan a los alumnos a asumirse de entrada como filósofos y con ello responsabilizarse de vivir como uno. Entiendo que la filosofía no es algo que se ejerza bajo un horario de oficina, de hecho trasciende horarios y muros. Y sí, resulta risible que la cédula profesional acredite al filósofo como "apto para pensar".

Desde mi punto de vista, al mundo le faltan filósofos pues su campo de aplicación es extenso. Al mundo (y a las industrias y a las escuelas y a las religiones y al arte y a las naciones y, en suma, a las instituciones) le falta quienes se pongan a pensar con todo su ser (haciendo uso de la racionalidad y la sensibilidad, intercalando lo apolíneo y lo dionisíaco) y tenga el valor de señalar lo que es ahora. Al mundo le falta quienes tengan el valor suficiente de no montarse en la carrera desbocada de la producción y la masificación para darle paso la visión (no es posible que se sigan tomando decisiones sin saber en dónde se está parado y hacia donde realmente se quiere ir). Al mundo le falta quienes le reintegren seres humanos éticos. Yo no sé ustedes que piensen, pero los filósofos valen oro y es necesario su reconocimiento y valoración, con todo lo que ello implica.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Pato Frio Cashmere Rosé

…Y entonces te dan las llaves del cielo y entras.

Para entrar al cielo no sólo necesitas la llave, también requieres de encontrar la cerradura en la que la llave puede girar y abrir. El cielo tiene múltiples llaves y múltiples cerraduras. El cielo es una mezcla de querer-entrega-abandono-placer que no espera nada y se abre por un instante que puede darte (te entrega a ti mismo) para toda la vida.

La entrada al cielo sucedió en Lisboa, en un local de Bairro Alto llamado Lisbon Winery y pude constatar la efectividad de la llave y la cerradura en una siguiente ocasión, así es, le hice la prueba de la comprobación (vil método científico para semejante experiencia re-ligiosa —el guión especifica aquí una experiencia que vuelve a ligarte contigo mismo). Supe con certeza que no había sido mi imaginación, que la combinación era efectivamente real lo cual me dio mucha mucha felicidad justamente porque es algo que puedo compartir. Claro que está complicado que cualquiera haga la prueba de mane…

Cursos de ángeles

¿Por qué alguien quisiera tomar un curso de ángeles?

Yo tomé uno hace unos años. Mi razón es que quería saber más de los ángeles y, sobretodo, conocer quién era mi ángel. Parece razonable pero semejante intención ya tiene un problema fundamental que tiene justamente qué ver con la esencia de los ángeles.

Para ir a un curso de ángeles primero necesitas creer en los ángeles. Para no ir a un curso de ángeles (dejando a un lado la falta de interés o la idea, completamente racional, de que es un conocimiento inútil) necesitas comprender en qué es exactamente en lo que crees. Para comprender exactamente en lo que crees no necesitas ir a ningún curso de ángeles, lo que sí necesitas es cuestionarte y responderte honestamente y quizá dialogar con alguien a quien le interese el tema, tenga un pensamiento crítico y no le interese tu dinero o tu afiliación.

Si quieres saber de ángeles, puedes leer la Biblia. Ahí encontrarás el quehacer angelical y podrás darte cuenta que no tiene nada que ver co…