Ir al contenido principal

Filósofos desempleados

En una librería me hallé una cajita con un montón de monitos etiquetados como "unemployed philosophers" y no sabía si reírme o ponerme a llorar. La cosa no es tan simple.

En la universidad no falta el maestro que se siente sólo "estudiante de filosofía" porque, dicen, ser filósofo es hacer filosofía... Yo creo que un filósofo lleva la vocación en la sangre y en la escuela no hace mas que refinarse, expandirse. Esos maestros igualmente andan con la idea de que, al menos en México, no hay empleos de filósofos y que incluso en las ferias de empleo se niegan a recibir CVs de filósofos. Luego, su posición frente al mundo es francamente dolorosa y contagiosa (y en cierto modo verdadera porque hay cierta tendencia a escribir filosofía para filósofos).

Afortunadamente hay maestros que motivan a los alumnos a asumirse de entrada como filósofos y con ello responsabilizarse de vivir como uno. Entiendo que la filosofía no es algo que se ejerza bajo un horario de oficina, de hecho trasciende horarios y muros. Y sí, resulta risible que la cédula profesional acredite al filósofo como "apto para pensar".

Desde mi punto de vista, al mundo le faltan filósofos pues su campo de aplicación es extenso. Al mundo (y a las industrias y a las escuelas y a las religiones y al arte y a las naciones y, en suma, a las instituciones) le falta quienes se pongan a pensar con todo su ser (haciendo uso de la racionalidad y la sensibilidad, intercalando lo apolíneo y lo dionisíaco) y tenga el valor de señalar lo que es ahora. Al mundo le falta quienes tengan el valor suficiente de no montarse en la carrera desbocada de la producción y la masificación para darle paso la visión (no es posible que se sigan tomando decisiones sin saber en dónde se está parado y hacia donde realmente se quiere ir). Al mundo le falta quienes le reintegren seres humanos éticos. Yo no sé ustedes que piensen, pero los filósofos valen oro y es necesario su reconocimiento y valoración, con todo lo que ello implica.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…