Abrazos gratis

Entre los pasillos de la Facultad de Filosofía, en CU, una pareja de idealistas con iniciativa (ojalá hubiera más) decidieron lanzarse a la aventura de dar abrazos a quien lo pidiera. El material requerido es muy poco, se necesita un letrero para colgarse que avise a los posibles clientes de la oferta gratuita y lo más importante: buena disposición y un par de brazos.

En la foto pueden ver los letreros y un ejemplo de cómo abrazar: completo (nada de abrazos de compadres/políticos), con una duración no menor a cinco segundos (varios pueden ponerse nerviosos) y sonriendo (se siente la diferencia).

Desde luego que para obtener estas fotos me invitaron a vivir la experiencia. Puedo decirles que se experimenta una sutil transformación: uno sonríe y se abre.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)