Ir al contenido principal

"Re-ingeniería", ¡ja!

Si me lo hubieran preguntado, cuando tenía trece años, en ese día que recuerdo muy bien porque salía de una clínica con mi abuelito y porque alguna amiga me preguntó algo que debía ocurrir mucho tiempo después y se me figuró que mucho tiempo después era cuando tuviera veinticinco años. Si me hubieran preguntado en ese entonces cómo me vería a esta edad y comparara esa imagen con la de la actualidad, no encontraría en el planeta cosas más dispares.

Cuando uno es joven espera que de grande se acaben los miedos, las inseguridades. Por suerte, nadie me dijo en aquel entonces que esa idea estaría muy lejos de ser cierta.

Ahora mismo, a escasos cinco días de volver a la universidad, un frío desconcertante recorre mi espalda y la parte posterior de mis brazos. No puedo concentrarme en nada porque apenas y puedo respirar. Cuatro amigos, dos sesiones de chat y dos telefónicas no han sido suficientes para desahogarme. ¿Qué puede pasarme? Yo creo que a estas alturas del partido lo peor es que no pase nada.

Iniciar una carrera a los cuarenta no es para nada igual que iniciarla a los dieciocho, cuando sólo sentía curiosidad y cierta emoción. Pienso en todo lo que estudié, lo difícil que suenan algunas materias si las menciono ahora: Procesamiento Digital de Señales, Reconocimiento de Patrones, Inteligencia Artificial... Vaya, me digo, pero si lo logré de chava, ¿qué tiene de difícil estudiar Filosofía ahora?

Voy a una librería, escojo un libro bastante gordo y con letra chiquita sobre Nietzsche y empiezo a preocuparme. Intento calmarme. Recuerdo haber tenido la misma sensación cuando abrí mi libro de matemáticas del tercer año de secundaria y sin mayor problema supuse que lo entendería en su momento... y sí; desde entonces le tomé gusto a las ecuaciones llenas de chorombolitos. Pero he de ser honesta, las matemáticas son mucho más fáciles que la filosofía.

Por si fuera poco, una decisión ahora es mucho más consciente y viene acompañada de un fuerte y genuino llamado interior. No tengo a nadie a quién culpar y tampoco a nadie a quien llorarle. Si hace años nadie me contuvo, ahora menos. Estoy aquí, conmigo misma, definiendo un nuevo camino en mi vida.

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Cuando pase el temblor

Tengo “miedo” de que pase el temblor.

He tenido la oportunidad de haber experimentado dos grandes desastres en la Ciudad de México: 1985 y 2017. Con ellos, sus “antes”, sus “durante” y sus “después”. Del “después” del 2017 aún me falta por saber, pero si es un “después” como el de 1985 no quiero que pase el temblor. 
La soberbia y la indiferencia se cultivan en el “antes”. El hombre que se siente dueño de su destino se vive completamente, paradójicamente, a merced de tal destino. El hombre en el “antes” cree que no hay nada que temer y que no hay nada que no pueda conocer; pero este hombre no conoce la humildad. En la ilusión que le hace creer que es dueño de sí, se olvida de sí mismo en sus ocupaciones, en su ajetreada cotidianidad: no hay tiempo para nada más que el repetir una y otra vez su acostumbrado hacer. 
Así que estaba yo observando una mañana de domingo de 1985 mi vecindad y era como si todos estuvieran des-almados. Entonces pensé qué se necesitaría para traerlos a todos d…