Ir al contenido principal

La insoportable levedad del jueves

All of my life I've tried so hard
Doing my best with what I had

Nothing much happened all the same


Something about me stood apart

A whisper of hope that seemed to fail

Maybe I'm born right out of my time

Breaking my life in two


[...]


Sometimes I cried my heart to sleep
Shuffling days and lonesome nights
Sometimes my courage fell to my feet


David Bowie

Cuando oí esta canción por primera vez, un jueves por cierto, me pegó tan fuerte que la escuché una y otra vez hasta que me quedé dormida. Para el sábado, la voz de David Bowie me acompañaba a todos lados. Alguien me dijo, "tranquila ya es sábado" y por un momento estuve bien.

Hoy, entre las luces de los autos y el asfalto mojado, sin que yo así lo quisiera, volvió a sonar Thursday's Child recordándome en esas tres estrofas la historia de lo que me tiene hoy aquí sintiéndome como me siento. El resto de la canción tiene una esperanza que no ha llegado a mi vida y la verdad es que eso hace que me duela más, mucho más.

No sé si la vida se trate de esforzarse tanto con tan pocos resultados, o se trate de sentirse diferente la mayor parte del tiempo, fuera de lugar... Han habido ocasiones en las que de pronto encuentro a alguien que me hace sentir menos sola pero al parecer, en cada una de esas veces no son mas que ilusiones y cada vez duele más. Lo increíble es que mi corazón se hace cada vez más suave, receptivo y transparente. Todo un caso.

Sí, mi vida literalmente partida en dos. Sí, a veces el valor me abandona y suplico por un ya-no-más hasta que me espanto del sentimiento de derrota y cierro los ojos, me abrazo fuerte y espero despertar al día siguiente con un poco más de fe.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…