La insoportable levedad del jueves


All of my life I've tried so hard
Doing my best with what I had

Nothing much happened all the same


Something about me stood apart

A whisper of hope that seemed to fail

Maybe I'm born right out of my time

Breaking my life in two


[...]


Sometimes I cried my heart to sleep
Shuffling days and lonesome nights
Sometimes my courage fell to my feet


David Bowie

Cuando oí esta canción por primera vez, un jueves por cierto, me pegó tan fuerte que la escuché una y otra vez hasta que me quedé dormida. Para el sábado, la voz de David Bowie me acompañaba a todos lados. Alguien me dijo, "tranquila ya es sábado" y por un momento estuve bien.

Hoy, entre las luces de los autos y el asfalto mojado, sin que yo así lo quisiera, volvió a sonar Thursday's Child recordándome en esas tres estrofas la historia de lo que me tiene hoy aquí sintiéndome como me siento. El resto de la canción tiene una esperanza que no ha llegado a mi vida y la verdad es que eso hace que me duela más, mucho más.

No sé si la vida se trate de esforzarse tanto con tan pocos resultados, o se trate de sentirse diferente la mayor parte del tiempo, fuera de lugar... Han habido ocasiones en las que de pronto encuentro a alguien que me hace sentir menos sola pero al parecer, en cada una de esas veces no son mas que ilusiones y cada vez duele más. Lo increíble es que mi corazón se hace cada vez más suave, receptivo y transparente. Todo un caso.

Sí, mi vida literalmente partida en dos. Sí, a veces el valor me abandona y suplico por un ya-no-más hasta que me espanto del sentimiento de derrota y cierro los ojos, me abrazo fuerte y espero despertar al día siguiente con un poco más de fe.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

¿Qué es ser mujer? (una pregunta necia)