—¿Qué quiere usted?

—¿Cómo?

Así de entrada cualquier respuesta es potencialmente estúpida, al menos en mi caso. Cuatro semanas con la pregunta y yo contestando lo-que-debería-querer o lo-que-creo-necesario-para-tener-lo-que-en-verdad-quiero.

Me puse a imaginarme cómo me sentiría si tuviera "eso" (la respuesta a la pregunta) y pude ver que no cambiaba en nada la manera en como me sentía hoy, así que concluí que "eso" no era lo que de verdad quiero.

Así que dejemos de andar por las ramas y pongamos todo nuestro poder para alcanzar lo que queremos, al fin y al cabo nadie más que nosotros nos puede dar lo que en verdad queremos.

¿Qué quieres? Una casa, ser bueno, dinero, poder, respeto, consuelo, fe, ideas, creatividad, amor, esperanza, vacaciones, visión extrasensorial, tolerancia, un coche, salud... ¿de verdad eso quieres? Si sí, sal y trabaja en ello.



¿Has intentado estar por un momento sin querer absolutamente nada?

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)