Café en un día de lluvia

El día lo pedía. Llevaba tiempo esperando poder regresar a la cafetería del Museo Franz Mayer, en el Centro de la Ciudad de México. La lluvia incesante me llevó, además, claro está, del deseo de tomar un buen café en un lugar tranquilo y con vistas a un jardín empapado.

La gran mesa de madera estaba sola, esperándome junto al ventanal. Es mi mesa, mi ventana, mi café, mi techo con vigas, mis paredes con mosaicos, mi lluvia, mis pies fríos, mi día entre (me tomo la licencia de usar un término que no es mío): pasitos de agua.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

¿Qué es ser mujer? (una pregunta necia)