Víctima

Se han confabulado en contra mi sagrado sueño nocturno. Desde la noche del 6 de abril que no logro dormirme a una hora adecuada ni por el tiempo suficiente.

Llegué a pensar que esta noche sería "la noche", mis ojitos se cerraban desde las 6pm. Lo preparo todo: té, libro, cobijita consentida. ¡Nooooooo! unos tiernos adolescentes están en la calle con la música a todo lo que da, han repetido la canción al menos diez veces y cada vez cantan con más emoción. La media noche se acerca y están pidiendo refuerzos, me temo que pronto serán más las voces que me taladren en el cerebro la canción.

Necesito unos tapones para los oídos. Tengan piedad, mañana tengo clase.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)