Ir al contenido principal

Strindberg@UNAM

Qué viaje, mi querido Strindberg.

De la Facultad de Ingeniería salí con el gusto por escribir acrecentado por mi profesor Cadabal. Algunos pizarrones entre clase de Ecuaciones Diferenciales y Mecánica me recibieron gustosos para que expresara mi impulso de manifestarme a través de la letras. Algunos compañeros copiaban en sus cuadernos lo que escribía como si fuera clase y por ahí, algún aventurado me ofreció una soga para que acabara con mi sufrimiento y entre espantado y maravillado me felicitó.

Mi profesor de Electrónica Analógica me dijo que terminaría por convertirme en lo mismo que todos los que salen y encuentran un trabajo: abandonaría mis gustos, olvidaría la mayor parte de lo que aprendí y me dedicaría a perseguir el supuesto éxito representado en una chamba bien pagada o con título en tarjeta para presumir. Le dije que eso no me pasaría, pero me pasó. Dejé de escribir.

Y un día termino en Suecia y lo único que se me despertaba en medio de la naturaleza y los rostros amables era el deseo de escribir y leer y volver a escribir. Separada por completo del mundo Windows me entregué como loca al mundo Apple y fui feliz. ¿A quién le importa gastar su tiempo configurando una PC y preocupándose por tanto virus maldito? En Suecia adquirí esta MacBook desde la que ahora mismo les escribo, está bien bonita con sus teclas para la "ö", la "ä" y la "å". En Suecia me encontré con Söderberg, me apasioné junto a Dagerman, admiré a Lagerlöf y visité a Strindberg. Cuánto regalo recibí...

Y volví con más libros y menos papers. Gané y perdí, pero de ninguna manera eso fue un empate. Pausa. El viaje ha sido largo.

Cuando volví a pisar la UNAM entré por la Faculta de Filosofía y Letras. El reencuentro con mi universidad por diferente perspectiva ha sido expansivo. Pero uno tiende a volver a la escena del crimen. Era inevitable para continuar. Así que entré a la Facultad de Ingeniería y recorrí los pasillos, sentí la imperiosa necesidad de ir a lo que llamaba "mi lugar favorito", una parte aislada a donde ni siquiera los ingenieros petroleros van. Llegué a mi lugar que como siempre estaba solo, la diferencia es que esta vez yo llevaba a Strindberg en la mano. Los pájaros cantaron. Uno cree que cambia cuando en realidad lo se hace es retomar lo que se ha dejado pendiente: los verdaderos motivos.

Así ha sido el viaje, de Ingeniería a Filosofía. Y apenas empiezo.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…