Jacaranda en flor

En un día al que le bajaron el pace, los colores parecían seguir su ritmo (presentes y distantes) como la gente que circulaba a mi alrededor. Era el día perfecto para recitar un poema, para sentarse debajo de una jacaranda y deleitarse con lila mediante el cual la vida firmaba su existencia.

Y si los días se nos escaparan y si nuestra corta visión nos arrebatara las experiencias, siempre hay una forma de hacer nuestras las experiencias que otros celosamente han guardado: los libros.

Abril 2010, 54 años de ser la Biblioteca Central un ícono de la Universidad y la nación.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)