Ir al contenido principal

Qué voy a hacer con esto que siento

Le dije a La Güera, el año pasado, del concierto de Alejandro Sanz. Me dijo que mejor abriera una botella de vino en mi casa y pusiera su CD. Me olvidé. Me acordé. Abandoné la idea. Me volví a acordar, y al final, camino al Auditorio me sentía completamente culpable porque eso de divertirse, en mi formación, no es algo políticamente correcto, mucho menos en tiempos en los que la preocupación mayor es vivir. —¿De qué privilegios gozas para divertirte? ¿No te acuerdas de todo lo que te ha pasado? Así como te dan ganas de ir deberían darte ganas de hacer cosas más productivas. Si fuera un concierto con sinfónica estaría más justificado. Cómo se ve que la vida no te ha golpeado lo suficiente —pensaba.

Dejé a "la loca de la casa" seguir parloteando, desahogarse, luchar por hacerme entrar en razón. Se le ocurrieron mil cosas. Me habló de quién era yo, como si no supiera. En contra de todas las voces llegué y me puse a deambular por ahí porque no sabía que hacer conmigo mientras abrían las puertas del Auditorio. Vi mujeres solas y hombres solos, —qué bien —pensé, —ya es hora de que la gente haga lo que desea aunque no tenga con quién hacerlo— pero viéndolo bien la idea no es tan linda; no sé si hay más gente audaz o más gente sola. Y es que amar en soledad es como un pozo sin fondo, donde no existe ni dios, donde no existen verdades.

Entré, me senté como si estuviera a punto de presentar un examen de admisión y siguiendo mi costumbre me puse a ver a todos los que me llamaban la atención: la familia de 7 donde los hijos, los hombres, son los seguidores del cantante español; la novia que no le importa un carajo el concierto... ni su novio; un elemento de seguridad corriendo por el pasillo como un niño de primaria; las amigas que coordinadas bailan y levantan las manos al mismo tiempo girando las muñecas en sentido del reloj; el que aún y con todo y el ruido habla y habla por su celular; y yo, que parece que no siento... y sí, no hay más miedo que el que se siente cuando ya no sientes na.

Me acordé de mi papá, de cuando estábamos sentados más arriba escuchando Carmina Burana y cuando en el Metropólitan disfrutamos a Zucchero. Me acordé de Buda y del "aquí y ahora" y me pregunté ¿hasta cuando vas a entender que tú puedes hacer todo lo que quieras, tú puedes llegar a donde sueñas?... pero "los sueños sólo sueños son" (maldita la frase que tengo tatuada y que me salé así nada más, fuera de contexto). ¿Y si todo esto no es más que una ilusión? ¿En qué quieres creer?

Sanz cantaba como se debe vivir: con ganas; porque si no es así, entonces ¿cómo? Y gracias a su gran esfuerzo, y al mío, lo logré, disfruté el concierto como los disfruto yo, para adentro. —Basta de exigencias, —me dije —así soy yo y así está bien. Como dijo Sanz en el concierto, "qué voy a hacer con esto que siento".

Entradas populares de este blog

¿Qué debemos hacer?

"¿Qué debemos hacer?" Así empieza Cuadernos negros (1931-1938) de Heidegger seguido de otras preguntas que acentúan el carácter de esta primer pregunta: ¿Quiénes somos? ¿Por qué debemos ser? ¿Qué es lo ente? ¿Por qué sucede el ser? Esto es filosofar.

Para los grandes filósofos, hacer la pregunta correcta es lo importante porque es lo que conduce el pensamiento y en último caso la acción. Pero saber preguntar no es sólo cosa de filósofos, es cosa de todos si es que queremos plantearnos de frente y sin evasiones lo más digno de ser cuestionado: el sentido de nuestra existencia a partir del quedarnos sin apresuramiento en la cuestión de qué somos. Desde luego, debe ser claro para quien genuinamente se pregunta por qué debe hacer, que respuestas inmediatas de qué somos: por especie, género, edad, clase social y demás clasificaciones, no proporcionan ningún esclarecimiento existencial. Ninguna respuesta dada por ninguna autoridad en tema alguno debiera ser tomada como respuesta …

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…