Sin poder ver la salida

He visto un perrito atemorizado, hecho un ovillo en el angosto camellón de Insurgentes Sur, lo vi por sólo un instante y no pude evitar ver en su lugar a un hombre angustiado de encontrase en un lugar al que no le ve salida.

Veo no a un perrito sino a un hombre que todo lo ve como una amenaza, inclusive teme o desconfía de todo aquel que se acerca a ayudarle. No hay ayuda ante la cual no presente resistencia; temeroso, se convierte en un ser peligroso. Aún cuando él llegó ahí por sus propios medios no puede entender cómo fue que equivocó el camino. ¿Cuánto tiempo estará ahí? ¿Será lo suficientemente prudente para esperar la calma (la suya, la de su entorno) y salir de ahí ileso?

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)