おくりびと

Okuribito - Departures - Violines en el cielo

Alguien me dijo, no me acuerdo cuándo ni dónde, que no es posible entender la muerte hasta que se vive la experiencia, ¿paradójico?

Hay muchas maneras de vivir esa experiencia, a la que quiero referirme es a aquella que vive el espectador que frente a ella se sienta y respetuoso observa. Desde mi posición concuerdo con uno de los personajes de la película, el incinerador. Por lo que he "visto" la muerte no es sino un portal ante el que se emprende un viaje y frente al cual el observador está seguro que volverá a ver a quien parte. En este portal se unen el amor y el desapego. El observador venera al cuerpo que albergó a un maestro, sus últimas obras se entienden finalmente. Respetuoso uno da las gracias.

Arigatô gozaimasu -
ありがとうございます

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)