Aprendizaje

Dicen algunas malas lenguas (o buenas, todo es relativo) que el propósito de la vida es aprender. Esto tiene sentido si se cree en que uno tiene muchas vidas y cada una de ellas es dedicada a aprender algo en específico. También tiene sentido si se cree en Dios o si se ha escuchado eso de "Dios aprieta pero no ahorca" tantas veces que ya lo toma uno como cierto.

A mí me han dicho que no hay prueba que me llegue para la cual no esté preparada y francamente no sé si es muy prudente andarse preparando cada vez más... no vaya a ser la de malas. En este pensamiento no me siento sola, ya decía la Madre Teresa:

I know God will not give me anything I can't handle. I just wish that He didn't trust me so much

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)