Ir al contenido principal

De ancianos y gobiernos de tercera

De visita en casa, mi mamá (una señora jubilada que trabajó desde los 18 años y por cuyo esfuerzo hoy recibe la mínima pensión de $1500 mensuales, aún cuando tuvo un departamento de un laboratorio a su cargo y claro que como era mujer jamás le reconocieron su capacidad... bueno esa es otra historia) me empezó a contar entre molesta, indignada y con ojos de no-lo-puedo-creer, que la presidenta municipal de Cuautitlán Izcalli, Alejandra Del "Moral" (del PRI, aunque qué importa, igual han de haber por ahí políticos como ella del PAN o del PRD en este México tan basto), que mandó a su representante a visitar los clubes de la tercera edad (INAPAM, Instituto Nacional Para Adultos Mayores) para comunicar que las arcas del gobierno están vacías, por lo cual les pedía a los ancianos que se sirvieran cooperar con $10 semanales para ¡apoyar al gobierno!

Si las arcas están vacías, ¿no se le deberían pedir cuentas al gobierno anterior? (porque sé por fuentes de primera mano que cuando entra un nuevo gobierno les hacen firmar un documento para recibir lo que deja el gobierno anterior y luego en la noche de ese día vacían las oficinas y nadie vio nada).

¿No ya nos hicieron el favor de aumentar los impuestos para ayudar a los más necesitados? ¿Quiénes son los más necesitados? ¿Qué diantres hacen con el dinero que nos quitan? (creo que a todos se nos pueden ocurrir varias cosas que hacen falta, empezando por atención médica para todos; porque, por ejemplo, aunque el Papanicolau y la Mastografía se deban otorgar a todas las mujeres solicitantes, hay clínicas del IMSS que no lo hacen ni siquiera a las afiliadas porque les falta un sello de vigencia —aunque la razón principal es que el laboratorista ya se quiere ir de vacaciones o lo agarran a la hora del almuerzo—).

Pero regresemos con los adultos mayores que con sus mínimas pensiones lo único que les queda para divertirse o mantener su condición física son esos clubes sin depender de sus hijos, los que los tienen o los que se acuerdan de ellos... ¿qué calidad moral tiene un gobernante que va a pedirles dinero a los que necesitan apoyo? Quizá piensen que $10 no son nada, pero qué harían para vivir con $1500 mensuales y cubrir además agua, luz, predial o renta, transporte, pagar las comisiones de los bancos que manejan su pensión, tener que ir a pasar revista y hacer filas parados en la calle, comprar las medicinas que no puede darles el Seguro porque no hay. ¿Ustedes creen que les alcance para divertirse? ¿Para ayudar al gobierno?

No sé si sepan pero todos vamos para allá, salvo los que se mueran antes. Lo que hagas por ellos hoy lo haces por ti.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…