Ir al contenido principal

Cherokees vs Griegos (20 años después)

Después de aproximadamente 20 años de ausencia en las gradas de los partidos de fútbol americano patrocinados por mi hermanito, volví a la final de 2009 de la FBA México. ¿Qué encontré de diferente?

Empecemos por decir que en lugar de ver muchachitos ahora estaba frente a los veteranos (35 años en adelante, parecían más de "en adelante" que de 35) y que en lugar de estar pobladas las tribunas de mamás y hermanos orgullosos (los papás preferían estar cerca de la cancha), ahora estaban medianamente ocupadas por esposas e hijas (y dos o tres hermanas como yo). En lo técnico pues ya no aparecen los equipos especiales y había una triste ausencia de pateadores con talento, de modo que eso de patear en la cuarta oportunidad o de intentar un gol de campo en la yarda 30 (ya ni decir más lejos) pues lo evitaron.

La fortuna es que le iba al equipo correcto (al que ganó) y que aún estos veteranos logran pases y recepciones prodigiosas. Mi hermanito, desde luego, es todo un conocedor de su posición ofensiva y parece el niño del equipo con todo y que está grandote y cualquiera acabaría con las costillas rotas si él decidiera caer encima. Afortunadamente, pude observar, cuentan con una ambulancia y paramédicos en los partidos y el médico de Cherokees es médico deportivo de la UNAM.

Ahora, debo decir que el precio de la entrada está muy caro ($40.00) y que eso del precio especial para adultos mayores les viene guango. Mi única queja.

Por cierto, ya no grito como antes y ahora en lugar de emocionarme con las tacleadas, me preocupo.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

No sólo los seres mueren

Aunque bien es de todos conocido que todo aquello dotado de vida e individualidad cuál célula autocontenida, dígase hombres, animales, plantas, organismos… mueren, y que sólo los hombres se enfrentan a su muerte con antelación como la más temida e ineludible de las profecías, pocos experimentan, como tal, la posibilidad.

No se necesita haber estado cerca de perder la vida para tener experiencia de tal posibilidad. Es más, ni siquiera este tipo de experiencias logran arrancar a todos del "pero todavía yo no" que funciona de tabla de salvación. 
Pero no sólo mueren los individuos. También mueren las relaciones, los placeres, los contextos, las ideas, los estados políticos y sociales… vaya, las situaciones sobre las que uno se experimenta como uno mismo. Somos en situación. Nos definimos por la situación en la que nos queremos encontrar, la situaciones en las que hemos estado y la situación en la que nos encontramos. Y todas ellas mueren. 
Nada permanece. Nada. 
La vida se nos…

El arte de no tener prisa

No hay nada en este mundo de hoy que nos persuada de no tener prisa, al contrario, aquí no hay tiempo para nada, todo ya va tarde y lo más importante: estamos a un paso de la muerte.

Vivimos en un estado de aceleramiento que ha probado no llevarnos a ningún lado. Todas las decisiones apresuradas no hacen sino robarnos el tiempo bajo la aparente eficacia de quién ya siempre está puesto en marcha sin una evaluación detenida de dónde está y que es lo que realmente quiere. 
Las decisiones apresuradas no sólo nos quitan el presente, también nos roban el futuro al llevarnos a situaciones caóticas que sólo lucieron razonables en los dos minutos que les dedicamos a pensarlas. Decidimos con base en nuestras angustias, pero peor todavía, decidimos basándonos en lo que debiéramos hacer para mantener en desarrollo el estado en el que nos vemos más deseables, más exitosos. Dicho de otra manera, decidimos con base en las apariencias y no de acuerdo a nuestras circunstancias. Decidimos como si tuvi…