Buscando tus propias respuestas

No sé si se han percatado que a lo largo de la historia el hombre sigue preguntándose lo mismo. Las respuestas que se han obtenido no siempre se acomodan a uno y no hay mas que buscar respuestas propias.

Para responder a una cuestión tenemos de tres sopas: usar la ciencia, usar la filosofía y/o usar la religión.

Creo que nunca me he sentido a gusto con las respuestas que da la religión, es como si me dejara un hueco de insatisfacción y además siempre me han presentado estas respuestas como inapelables so pena de ser hereje. Así que de la religión me brinqué a la ciencia y ahí me quedé también muy insatisfecha porque la ciencia sólo sirve para explicar el mundo material y aquello que no cambia y se puede repetir una y otra vez ante los ojos de quien sea. Ahora pienso indagar sobre los terrenos de la filosofía, ténganme paciencia porque en este terreno es como si hubiera entrado a maternal.

Quiero encontrar respuestas a: ¿quién soy? ¿Por qué vivo? ¿Existe alguna intensión detrás de todo lo que sucede?... y cosas por el estilo.

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Pato Frio Cashmere Rosé

Contextualizando un vino (maridaje)