Ir al contenido principal

How much time do we have?

...así termina una película que me gusta muchísimo: The Jacket.

Lo que me pone a pensar que en realidad, y esto es algo que todo mundo sabe, no sabemos cuánto tiempo nos queda. Al menos yo no sé cuanto tiempo me queda.

Si supiera como para cuánto me alcanza tal vez haría un plan donde cada segundo lo distribuiría muy bien. Pero no sé. No puedo desperdiciar ni un segundo más... y esto no debe implicar que he desperdiciado mi tiempo, de hecho he tratado de hacer con él lo mejor que he podido, pero hay algo, he estado creyendo un montón de cosas por no tomar mis sentimientos profundos como una certeza. He estado haciendo cuentas, me perdí por ahí de los cinco años; desde luego tengo una razón, hubieron motivos, hoy ya no tengo ninguno así que me regreso a donde me perdí y continuo hasta donde me alcance la vida.

Desde siempre le he temido a la soledad, he querido escapar de ella y, ¿saben? No hay modo de escapar de nuestros miedos, nos persiguen hasta que nos paramos frente a ellos y los enfrentamos. Hay diferentes tipos de soledades: he experimentado esa que se siente cuando se está rodeado de gente (causa: ausencia de uno mismo); también he vivido la soledad cuando la gente que quiero se va cuando más la necesito; y la más horrible que he sentido es la soledad que se experimenta cuando hay ausencia de certezas, cuando se esfuman las creencias más profundas, cuando eres un punto (nada) sin ninguna referencia... aquí parece no haber nada de dónde agarrarse y no queda mas que esperar a encontrar algo en qué creer. Aquí entra la fe.

Hoy creo más que nunca en las relaciones, en que un hombre sin sus relaciones no es nada, es un punto sin referencias, una vida sin sentido. Creo que la individuación es un error que lleva a la caída de la sociedad, lo cual va en contra de nuestra natura. El hombre para subsistir, para persistir, necesita un sentido; cuando un hombre pierde su sentido se deja morir.

Cuando logremos ver en lo que sufre el otro algo que nos afecta directamente y hagamos algo al respecto, estaremos elevando nuestra conciencia, estaremos haciendo algo por la subsistencia de nuestra sociedad. Ahora la mayor parte de la gente no hace nada por lo cual no vaya a ver resultados inmediatos y mucho menos hace algo cuyos resultados no vaya a ver nunca. Hemos dejado de construir y sólo nos enfocamos en consumir. Todo se debe hacer rápido, incluyendo el amor. Una vid, para que dé un vino de gran calidad requiere de al menos 60 años, cuidar de una vid para que la disfrute alguien más es un acto de amor, es crear relaciones con gente que no se conoce, es trascender, tener un sentido, creer, tener fe.

Algunos (quiero creer que somos sólo unos pocos), algunos tenemos la idea de que el objetivo final es ser muy listo, muy guapo, muy rico, muy poderoso, muy querido... y pasamos sobre de nosotros mismos para lograrlo y gastamos nuestros preciosos segundos en la Tierra en esa empresa que deja a la humanidad vacía, devorándose así misma.

Tengo varias preguntas: ¿Cuál es el sentido de mi vida? ¿Cuáles son mis certezas o creencias que me permiten moverme sin sentirme perdida? ¿Qué voy hacer que en realidad sirva? ¿Cómo impacto en otras vidas? ¿Quién soy? Y luego, si tuviera alguna idea sobre estas cuestiones la pregunta siguiente sería, How much time do we have?

Entradas populares de este blog

Qué chulada de maíz pinto

Crecí oyendo a mi papá decir con enjundia "¡Qué chulada de maíz pinto!" cuando le veía las piernas a mi mamá y después se las estrujaba con las mega-manotas que Dios le dio.

Hasta hace poco no tenía una clara idea de lo hermoso que es el maíz azul (con el que hacen las tortillas azules que saben a gloria) hasta que de golpe lo vi en el mercado de Xochimilco, esta foto no me dejará mentir, su belleza es asombrosa.

Pato Frio Cashmere Rosé

…Y entonces te dan las llaves del cielo y entras.

Para entrar al cielo no sólo necesitas la llave, también requieres de encontrar la cerradura en la que la llave puede girar y abrir. El cielo tiene múltiples llaves y múltiples cerraduras. El cielo es una mezcla de querer-entrega-abandono-placer que no espera nada y se abre por un instante que puede darte (te entrega a ti mismo) para toda la vida.

La entrada al cielo sucedió en Lisboa, en un local de Bairro Alto llamado Lisbon Winery y pude constatar la efectividad de la llave y la cerradura en una siguiente ocasión, así es, le hice la prueba de la comprobación (vil método científico para semejante experiencia re-ligiosa —el guión especifica aquí una experiencia que vuelve a ligarte contigo mismo). Supe con certeza que no había sido mi imaginación, que la combinación era efectivamente real lo cual me dio mucha mucha felicidad justamente porque es algo que puedo compartir. Claro que está complicado que cualquiera haga la prueba de mane…

Cursos de ángeles

¿Por qué alguien quisiera tomar un curso de ángeles?

Yo tomé uno hace unos años. Mi razón es que quería saber más de los ángeles y, sobretodo, conocer quién era mi ángel. Parece razonable pero semejante intención ya tiene un problema fundamental que tiene justamente qué ver con la esencia de los ángeles.

Para ir a un curso de ángeles primero necesitas creer en los ángeles. Para no ir a un curso de ángeles (dejando a un lado la falta de interés o la idea, completamente racional, de que es un conocimiento inútil) necesitas comprender en qué es exactamente en lo que crees. Para comprender exactamente en lo que crees no necesitas ir a ningún curso de ángeles, lo que sí necesitas es cuestionarte y responderte honestamente y quizá dialogar con alguien a quien le interese el tema, tenga un pensamiento crítico y no le interese tu dinero o tu afiliación.

Si quieres saber de ángeles, puedes leer la Biblia. Ahí encontrarás el quehacer angelical y podrás darte cuenta que no tiene nada que ver co…